REGALA LA COMPAÑÍA ECOS MÁS QUE FLAMENCO AL VERANO CAPITALINO

REGALA LA COMPAÑÍA ECOS MÁS QUE FLAMENCO AL VERANO CAPITALINO

Por Mery Delgado

Sin dudas el verano cubano debe recoger, entre sus mejores propuestas, la presentación de la Compañía Ecos y su espectáculo Más que flamenco, presentado en la Sala Teatro del Museo Nacional de Bellas Artes.

Su líder, la primera bailarina Ana Rosa Meneses, lograba para esta ocasión una excelente armonía entre el grupo musical que siempre la acompaña, junto al pianista y arreglista Denis Peralta, Luis Javier Pérez en el bajo, como invitados, y su cuerpo de bailarinas, quienes disfrutaron del género en toda su amplitud.

Los cantantes del grupo merecen aplausos apartes,  por el lucimiento de la interpretación de clásicos de nuestra cancionística llevados al estilo flamenco, con una limpieza y sentimiento, propio de los arreglos a los que nos tiene acostumbrados el tecladista Peralta.

Así las voces de Miguel Chávez, Andrés Correa, Addis Moreno e Iriela Rech, se dejaron escuchar en las canciones “Drume Negrita” de Eliseo Grenet, “Alma Mía” de María Grever, “Veinte años” de María Teresa Vera, y “Para vivir” de Pablo Milanés, junto a títulos internacionales como “La Magdalena” de Joaquín Sabina, “Esperanza de Córdoba”, de la más pura tradición flamenca, y  la popular “Como una ola”, en un arreglo de Raynier Monserrat, entre otros.

Pasajes de varios espectáculos se resumen en el movimiento de Más que flamenco, donde sobresale el solo de Ana Rosa Meneses en “Alma mía”, y la emoción que logra con las obras Esperanza de Córdoba, Las brisas, Roces y la seguiriya Penas que tengo, junto a sus muchachas  en una perfecta sincronía y belleza plástica.

A Ecos, además de la excelencia de sus intérpretes, la caracteriza el buen gusto en su vestuario, el entablado sencillo y muy funcional para los pequeños espacios, y las composiciones coreográficas; todas de la directora Ana Rosa Meneses, que fluyen gracias a esa comunión maravillosa entre bailarinas y músicos inspiradores, quienes acentúan los momentos mágicos del espectáculo entre sensualidad y fortaleza de los movimientos.

Al final, con los aplausos del público en el aire, los músicos improvisaron, bailaron, rieron y demostraron lo que los une en esta empresa artística: el gusto por el flamenco.

El colectivo con más de 16 años en la escena cubana, ostenta la madurez de las grandes compañías, y eso es resultado de la perseverancia de un colectivo, obstinado en visibilizar y abrirse camino con un género que no se apunta en las grandes agendas populares de la danza.

Ana Rosa Meneses, determinada desde su fundación a crear para su compañía, se empina nuevamente con una propuesta para aplaudir y destacar en este 2016.

Fotos Archivo ECOS

Comparta nuestros contenidos en redes sociales: