Lecturas Dramatizadas En Las Jornadas Villanueva

Lecturas Dramatizadas En Las Jornadas Villanueva

Por Maya Quiroga

En Cuba cada mes de enero, desde 1980, cobra una connotación especial por la celebración de las Jornadas Villanueva, instituidas por el Consejo Nacional de las Artes Escénicas (CNAE).

Con ellas se recuerda la gran masacre protagonizada por el gobierno colonial español durante la representación en 1869, en el teatro Villanueva, de la obra Perro Huevero, aunque le quemen el hocico, por la compañía de arte Bufo Caricatos donde uno de sus personajes exclamó: “¡Viva la tierra que produce la caña!” y recibió como respuesta del público un encendido y patriótico: ¡Viva Cuba libre!

Como parte de las Jornadas Villanueva, el patio del CNAE se convirtió en escenario improvisado para las lecturas dramatizadas de los textos: Demonio sobre césped cortado, de Tahimí Diéguez, Premio Milanés 2019 y La ínsula prometida, de Maikel Chávez, Premio Milanés 2018.

En Demonio sobre césped cortado, la joven dramaturga Tahimí Diéguez se hizo acompañar de los actores Nadianys Boudet, Aylen Luna Suárez y Yanm Rubén en los personajes de la señora Ana, la esclava María y Cabeza de Chivo, respectivamente.

Lectura de la obra Demonio sobre césped cortado, de Tahimí Diéguez, Premio Milanés 2019.

La pieza se desarrolla en una hacienda en el campo cubano, con personajes como las culonas y leyendas como la Madre de Agua, en el contexto de la Guerra de los Diez Años contra el gobierno colonial español, cuando comienza a gestarse parte de la nacionalidad cubana y el concepto de Patria.

En el texto uno de los personajes reflexiona sobre la contienda bélica: “La guerra es la muerte: una herida que no sana, se cierra y se abre y supura humor (…)”. Y es que producto de la batalla entre mambises y españoles muchas familias quedaron sumidas en la pobreza, muchas mujeres tuvieron que enfrentar en sus hogares la soledad y el temor a perder a sus seres queridos.

La obra de Diéguez recuerda las causas que dieron al traste con el fin de la Guerra del 68 y el Pacto del Zanjón: la inexperiencia de los principales jefes, las contradicciones internas y la falta de unidad así como el caudillismo.

A lo largo de doce cuadros Tahimí ofrece también una mirada al tema de la abolición de la esclavitud y la añoranza de los negros africanos por regresar a la tierra prometida de donde fueron traídos a la fuerza para convertirse en esclavos.

Por otra parte, en la lectura de La ínsula prometida, Premio Milanés 2018, participaron los actores Yurenia Martín, Daima Méndez, Ernesto Tamayo y el dramaturgo y titiritero Maikel Chávez.

Según anunció Maikel Chávez, esta obra de teatro para niños se estrenará en el venidero mes de noviembre durante la celebración en la Atenas de Cuba del evento José Jacinto Milanés del presente año. La puesta en escena, donde actuará además la actriz Sarita Miyares, contará con la dirección de Ernesto Tamayo y la asesoría de Marilín Garbey.

Se trata de una obra para títeres en un acto que realiza una relectura de la novela El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha, escrita en 1605 por Don Miguel de Cervantes y Saavedra. Al respecto comenta Rubén Darío Salazar en el prólogo de La ínsula prometida:

“En trece cuadros delirantes, los personajes Don Quijote y Sancho Panza, que tantas veces han sido llevados al universo de la música, el cine, la televisión, el ballet, las historietas, el teatro y los títeres, vuelven a revivir. Desembarcan en una villa anclada a orillas del mar Caribe, conocida como Pueblo Chiflado; un lugar que también proviene de la obra dramatúrgica ya concebida por Chávez pero que aquí regresa para erigirse en un sitio de fábula donde el caballero andante y su fidelísimo escudero viven increíbles peripecias”.

A la izquierda Maikel Chávez, autor de La ínsula prometida, Premio Milanés 2018.

Humor, gracia, fantasía y sentido de lo lúdico desborda el texto de Maikel, publicado bajo el sello Ediciones Matanzas y que se podrá adquirir durante la Feria Internacional del Libro de La Habana 2020.

La ínsula prometida cita a clásicos como El Retablillo de don Cristóbal, de Federico García Lorca, a Míster Punch, personaje tradicional del teatro de títeres inglés, o al Maese Pedro de El Quijote.

“(…) tiene la sensibilidad del autor que es, de alguna manera, un Quijote y un Sancho, que sueña y realiza un viaje creativo que aún no ha culminado, porque este texto lo demuestra y también sin vínculo con el teatro vivo porque esto es algo que lo particulariza”, acotó el dramaturgo Ulises Rodríguez Febles en las palabras del presentación del texto de Maikel durante el evento Milanés.

Tanto Demonio sobre césped cortado como La ínsula prometida dicen No a la guerra, desde el lenguaje poético y filosófico. Ambos textos constituyen un canto a la paz, abogan por la búsqueda de la libertad y por la realización de los sueños, tanto personales como colectivos.

Contenidos relacionados:

Entregan Premios Villanueva En El Día Del Teatro Cubano

Comparta nuestros contenidos en redes sociales:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.