Jornadas del Festival de Teatro en Camagüey

Jornadas del Festival de Teatro en Camagüey

CAMAGÜEY.- A carcajada limpia pero con la mente puesta con agudezas en lo perfectible de la sociedad cubana abrió el decimoséptimo Festival Nacional de Teatro de Camagüey, con Hasta que Facebook nos separe, donde actúa Luis Silva, el más seguido de los humoristas contemporáneos.

El espectáculo del Centro Promotor del Humor toma de pretexto las influencias de las tecnologías digitales para reflexionar acerca de las relaciones humanas y señalar episodios de la vida cotidiana del país.

«Siempre he disfrutado el teatro», enfatizó Silva bajo la piel del popular personaje Pánfilo Epifanio, durante uno de sus momentos de histrionismo y gracejo en la escena del Teatro Principal, además compartida con Miguel Ventón y Kike Quiñones.

El Centro Promotor del Humor, que acaba de celebrar 24 años de creado, también presentará La Cita, dirigida por Osvaldo Doimeadiós, Premio Nacional de Teatro, hasta el día nueve, en la sala Virgilio Piñera del Complejo Cultural José Luis Tasende.

«Bienvenidos todos… 17 ediciones de un festival. Qué rápido se dice: más de 30 años de historia, como ha llovido desde entonces y les aseguro que seguirá lloviendo, porque el teatro es un acto de fe, un acto de resistencia», dijo en las palabras de apertura Freddys Núñez Estenoz, director artístico del Festival.

Hasta el día 14, en las mañanas funcionarán las sesiones teóricas en el Centro de Convenciones Santa Cecilia, aunque de conjunto con el público la crítica podrá desmontar la última función de cada espectáculo.

La programación está disponible en los diferentes espacios: Guiñol de Camagüey La Edad de Oro, Complejo Cultural José Luis Tasende, Teatro Avellaneda, sala Espacio Interior, Teatro Principal, Abracadabra y Casa de la Trova.

Aguacero, apagón y “jacuzzi” teatral

El agua como un torrente del cielo provoca sobresaltos en el Festival Nacional de Teatro en esta ciudad, que en plena temporada ciclónica hace valer parte de lo sobresaliente de la escena cubana de los últimos dos años.

Aunque la turbulencia del tiempo intentó diezmar la apertura, el Teatro Principal descorrió sus telones para el espectáculo Hasta que Facebook nos separe, el cual se repondrá esta noche con la certeza de una demanda insatisfecha porque si lo hubieran programado en el estadio, inclusive allá quedaba chiquito para la convocatoria del humorista Luis Silva.

Tras otro aguacero ayer la función de las cinco de la tarde parecía coartada frente a la avería que dejó varias salas sin electricidad, mas el público se mantuvo y aprovechó para retratarse junto a los actores populares, como el propio Luis Silva y Kike Quiñones.

Después de pocos minutos reestablecieron el servicio, se hizo la luz y empezó la obra programada, por ejemplo, el Teatro Avellaneda acogió Jacuzzi, del grupo Trébol Teatro, de Holguín, fundado y dirigido por el actor y dramaturgo Junior García.

Esta obra, concebida como teatro arena, y por ende, con una limitación de espectadores en relación con la capacidad mayor del Avellaneda, también evidenció la sed de este tipo de propuestas con riqueza visual y pensamiento con sello de jóvenes teatristas en franco diálogo con la Cuba contemporánea.

La relación estrecha con el espectador también interesa a Teatro Tuyo, de Las Tunas, apreciado en la sala Guiñol de Camagüey con !!!Pum!!!, otra vindicación del clown, y objeto del primer desmontaje previsto durante el Festival.

Resumen de las primeras jornadas, con información de Yanetsy León González y fotos del Periódico Adelante

Comparta nuestros contenidos en redes sociales: