Nuevas Ventanas Se Abren Para Luis Ernesto Doñas

Nuevas Ventanas Se Abren Para Luis Ernesto Doñas

Moscú celebrará del 21 al 24 de mayo próximo, la prestigiosa competencia para jóvenes directores Nano-ópera. Por primera vez, Cuba participa de la mano del realizador y director  escénico Luis Ernesto Doñas, quien ofreció una entrevista en exclusiva para Cubaescena

Por Maya Quiroga

Hace algunos años tengo el placer de conocer a Luis Ernesto Doñas, joven y talentoso realizador cubano, egresado de la Universidad de las Artes (ISA) y de la Escuela Internacional de Cine y Televisión de San Antonio de los Baños.

En los últimos tiempos, Doña ha encauzado su carrera como director escénico, sobre todo en el mundo del arte lírico.

Aunque está radicado en Italia, donde labora en el Teatro de la Ópera de Roma, Doñas se mantiene en estrecha colaboración con su país natal. Por eso recibimos con tanta alegría la noticia de que fuera el primer cubano seleccionado para participar en la cuarta Competencia Internacional de Jóvenes Directores de Ópera, Nano-ópera, organizada por el teatro Helikon Opera en cooperación con el Departamento de Cultura de Moscú, que se desarrollará entre el 21 y el 24 de mayo de 2019.

Entre más de cien personas que enviaron solicitudes, solo fueron admitidas trece en el concurso. Los directores seleccionados son de países tan disímiles como: Argentina, España, Israel, Italia, Reino Unido, Rusia y Ucrania.

En exclusiva vía e-mail, Doñas nos comentó cómo llegó a ser en director de ópera:

“Soy una persona muy inquieta y en constante búsqueda. Sí creo que lo que más disfruto es estar frente a un actor y establecer un diálogo creativo para juntos lograr que mejor viva la escena de la manera que la siento…, la sentimos. El medio influye, pero no determina, así que no veo divorcio entre dirigir para cine o teatro ni entre trabajar con actores o cantantes. Lo siento y lo estoy tratando de vivir, como un mismo proceso y una búsqueda personal. Ahora sí, siempre tuve el interés y los deseos de dirigir teatro musical y ópera en específico donde se reúnen dos grandes pasiones que estudié desde pequeño: la música y el idioma italiano”.

¿Cómo conociste de la convocatoria de la cuarta competencia internacional de jóvenes directores de ópera «Nano-ópera»?

La idea del concurso para directores de ópera nació en 2013, por iniciativa de Dmirty Bertman, director artístico de la Ópera Helikon y Artista de los Pueblos de Rusia. Para directores escénicos en el panorama lírico existen otras competencias y licitaciones donde hay que entregar proyectos sobre una ópera en específico, por lo que se necesita involucrar un equipo creativo. Pero esta es una competencia solo para directores, donde se valoran las herramientas y estrategias de trabajo de un director con un cantante. Creo que es un evento particular.

¿Cuál fue tu reacción al saber que eras el único director cubano y el primero seleccionado entre más de cien personas que enviaron solicitudes?

Todo lo que me está ocurriendo en estos últimos dos años donde me he sumergido en el mundo de la lírica, para mí es pura sorpresa y total aprendizaje. En mi desarrollo personal, estoy investigando cómo traducir herramientas de dirección que aprendí para el cine y con actores a nuevas dimensiones y con cantantes. Por esto todo me toma por sorpresa. Y ser el primer cubano se debe a que, por desgracia, no abundan.

¿En qué consiste la competencia?

La competencia pide exponer el diálogo creativo que tiene un director con los cantantes para, en un tiempo establecido, montar una escena del repertorio lírico. Más allá de buscar un resultado, el jurado oficial, el jurado de la prensa y la audiencia, valoran las herramientas y la eficacia del dialogo director-cantante para representar escénicamente el fragmento musical: un aria en la primera ronda, un dúo en la segunda y una escena con masas en la tercera y ronda final. Lo complejo es dar una idea visual, de espacialidad, de intenciones y relaciones con lo mínimo indispensable en tan breve tiempo.

¿Cuál es el significado del término Nano-ópera?

El nombre del concurso alude a que se trabajan pequeñas escenas en un tiempo reducido: diez minutos para montar el aria y el dúo, 15 para trabajar la escena con masas.

¿Qué expectativas tienes con este concurso?

Es un ejercicio que me pone a prueba. Me saca de mi zona de confort y eso me estimula mucho. Mi experiencia siempre ha sido con cantantes cubanos o italianos. Por primera vez tendré que trabajar creativamente con cantantes y estructuras rusos.

Eso me permitirá conocer más de cerca su increíble repertorio lírico y la gran tradición operística que poseen. También espero aprender y establecer nexos creativos con los demás concursantes y colegas. Como siempre digo, una ventana que se abre la entiendo y la tiendo como puente.

¿Cuánto puede repercutir en tu carrera profesional?

En la carrera de todo artista, mayor visibilidad y conexiones, significa mayores posibilidades de hacer y entrar en una red de profesionales, teatros y festivales donde experimentar y expresarte. El sólo hecho de ser finalista y compartir estos días del concurso con nuevos colegas y establecer nuevas relaciones profesionales siempre tendrá un saldo positivo.

Cuéntanos qué estás haciendo en Italia y cuáles son tus más recientes trabajos y proyectos en Roma

En Roma estoy finalizando el programa de formación de talentos Fabbrica en el prestigioso Teatro dell’Opera di Roma. Aquí, además de participar de todas las producciones de estas dos temporadas, he podido trabajar semanalmente con los excelentes colegas cantantes que participan también de este proyecto.

Es un continuo laboratorio que me ha hecho crecer mucho y entender más las estrategias y necesidades específicas de este género. También tuve la suerte de participar del estreno en tiempos modernos de un texto musical increíble del compositor barroco Hasse, Enea in Caonia, para la Fondazione Donizetti y junto a la escenógrafa, diseñadora de vestuario y diseñadora de luces de Fabbrica, dirigí una versión de Rita, del propio compositor bergamasco, que se sigue representando en una versión reducida con fines pedagógicos.

¿Tienes en mente algún trabajo o proyecto en Cuba?

Sí, todos mis proyectos tanto de cine como líricos, tienen que ver de alguna forma u otra con Cuba. Sobre todo, en lo referente a los proyectos líricos, siento una responsabilidad mayor pues quisiera revertir todo lo que estoy aprendiendo y a lo que estoy teniendo acceso del panorama europeo, en el latente renacimiento de este género en la isla. Pero prefiero hablar de todo más adelante por aquello de la superstición.

Foto @arossifotostudio

 

Comparta nuestros contenidos en redes sociales: