Cabaret santiaguero, “el milagro se repite”

Por Pascual Díaz Fernández

La historia de la cultura cubana está signada por la diversidad y la asimilación; por las diferencias y su asunción creativa. El cabaret es, en sí, una mixtura artística y cultural. Sin embargo, es una de las expresiones artísticas menos estudiadas. La situación se vuelve más compleja cuando se decide indagar en el caso de Santiago de Cuba. Este trabajo es deudor de la investigación del MSc. Vladimir Martínez Savón (2015) y del trabajo de Diploma (2018) sobre el tema de Dayesi de la Caridad XX, de la carrera de Historia del Arte.

El cabaret como forma de entretenimiento llega a Santiago de Cuba con la creación el 13 de septiembre de 1952 de San Pedro del Mar. Hasta ese momento, solo se existían los llamados night club, espacios nocturnos de recreación donde se presentaban músicos sin la concepción de un espectáculo propiamente dicho, a la manera de los estadounidenses.

La primera producción artística realizada en recién inaugurado San Pedro del Mar fue Fantasía Tropical creada por el coreógrafo Ariel Ferrer. Luego le siguieron Yocana y, más adelante, Changó. El novedoso cabaret se inauguró como un gran salón de lujo con un escenario de mayores dimensiones. Su creación facilitó el surgimiento de otros salones de un nivel menor, en cantidad de asistentes y con espectáculos más ligeros: King Ranch, Níspero Club, Copa Club, Turey Club y en las alturas de Quintero, Rancho Club. En el centro citadino se ubicaban La Volanta y el lujoso Roof Garden del Hotel Casa Granda.

Pero, no será hasta 1989 que se presenta un proyecto arquitectónico nacido de la idea, de crear un espacio donde la población santiaguera y el visitante pudiese disfrutar de grandes espectáculos de variedades, voluntad apoyada por el Comandante de la Revolución Juan Almeida Bosque, revolucionario y artista.

 El 5 de agosto de 1991 se presentó de forma oficial Del Caribe, mi Santiago, el primer espectáculo para el público santiaguero. Contó entre sus gestores más importantes con el director de programas musicales de la televisión santiaguera Santos Díaz Cominches (Chilín), como director artístico junto a Armando Stool.

El equipo creador que formaba este elenco era, esencialmente, los trabajadores del multipremiado paseo La Placita: el dueto coreográfico Nandy-Mediaceja (Arnaldo Cortes Campos y Luis Mediaceja), José -Pepín- Limia, diseñador de vestuario, Manolito Caluff, escenógrafo, José Agüero Duffat, diseñador de luces, Irma Shelton Tasse, la primera anfitriona y Jorge la Suerte, quien se presentaba dos veces cada noche; primero, como bailarín y, a la medianoche, como showman.

Fueron los asesores, los experimentados coreógrafos Luis Hidalgo y Andrés Gutiérrez y como figura del canto, la estelar Farah María. De este modo se dio inicio a los espectáculos realizados de manera íntegra con creadores santiagueros y representando la identidad local desde una visión caribeña. Fue un espectáculo de los santiagueros y para los santiagueros con sabor caribeño. El Comité Provincial de la UNEAC con el compositor musical Rodulfo Vaillant García al frente, ha dado apoyo técnico al empeño.

Tropicana-Santiago garantiza, desde entonces, la producción de espectáculos locales mostrando así de manera diferente, lo santiaguero, sin necesidad de buscar recursos y talentos tomados de otros lugares. El fundado Taller de Attrezzo, para la realización de los vestuarios y la sombrerería de los espectáculos, elabora casi todos los elementos de apoyo, que, hasta entonces, llegaban en su mayoría de la capital del país. De hecho, se convierte en una escuela donde se genera un modo de hacer que enriquece los espectáculos de la ciudad y el carnaval.

A su vez, en 1990 se crea la escuela de formación para bailarines bajo la dirección de Vicente Suñer Pozo, donde se preparaban los artistas. Dicho centro docente alcanzó excelentes resultados. Ambos espacios, el taller y la escuela, conocieron su fin, lamentablemente, en 2004, por miopes criterios burocráticos.

Desde el punto de vista musical, se conformó una gran orquesta Jazz Band cuyo primer director fue Guido Medina. La orquesta ha compartido su repertorio con notables compañías de bailes populares de México, Panamá, República Dominicana y otros, que han llegado a nuestra ciudad gracias al Festival del Caribe. Igualmente han acompañado a personalidades del arte y la cultura de relieve nacional e internacional: Frank Fernández, Rosita Fornés, Elena Burke y Pablo Milanés, entre otros. Actualmente dirige la Orquesta el compositor y arreglista Inaudis Borja Bombul.

Durante ocho años Tropicana-Santiago mantuvo el espectáculo Del Caribe, mi Santiago. En 1999 fue estrenado Viaje al Caribe, bajo la dirección artística del prestigioso coreógrafo Ernesto Armiñan Linares. El espectáculo representa la mezcla de las culturas caribeñas, exponiendo artísticamente cómo los pueblos de las distintas regiones del mundo han aportado al porqué Santiago de Cuba es llamada la capital cultural del Caribe.

Tropicana-Santiago abrió la brecha para la creación en Santiago de Cuba de la producción de espectáculos para mostrar de manera diferente lo santiaguero. En sus espectáculos se exponen la belleza e idiosincrasia de los pueblos del mundo, pero expresan de forma dinámica la cultura popular tradicional cubana.

Actualmente se presenta Frenesí, estrenado el 25 de julio de 2015, como homenaje a los 500 años de la villa de Santiago de Cuba, con guión de Vladimir Martínez Savón y diseños de Vladimir Martínez Savón y Abraham García; dirección artística y general de Andrés Gutiérrez, así como la participación de varios jóvenes coreógrafos santiagueros (Yoilán Maceo, Bárbara Ramos, Gretchen Sam y Yunia Mariol). La dirección musical y la mayoría de las creaciones musicales son de la autoría de Ernesto Burgos y Ernesto Camacho. Como se ha dicho de Frenesí: “el milagro se repite”.

Foto de Portada: Espectáculo Frenesí, tomada del periódico digital Sierra Maestra

Referencias bibliográficas:

Martínez Savón, Vladimir (2015) Del Santiago Espectacular, en Pascual Díaz, Ramiro Herrero y Marcial Escudero, Teatro en Santiago memoria y pasión, Fundación Caguayo, Editorial Oriente, Santiago de Cuba.

Díaz Fernández, Pascual (2016) Frenesí, el milagro se repite, inédito

(Visitado 59 )

Exportar a PDF:

Comparta nuestros contenidos en redes sociales:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Leer más
RETORNA EL MONÓLOGO CUBANO AL TEATRO TERRY

El Teatro Tomas Terry de Cienfuegos presenta, este fin de semana, a la agrupación Estudio Teatral de Santa Clara, el...

Cerrar