Semana de Teatro Alemán: Bretch, siempre excepcional

Por Frank Padrón / Fotos Sonia Almaguer

Otro de los estrenos que nos regala la Semana de Teatro Alemán que por estos días se aprecia en salas capitalinas es La excepción y la regla, del eterno  e inagotable Bertolt Brecht. Escrita por el dramaturgo y poeta en 1930, es un claro ejemplo de su línea didáctica, precisamente la última que pieza que concibiera dentro de esta.

Un comerciante inicia viaje por el desierto con el fin de obtener cierta concesión petrolera, y se apresura pues teme que otros rivales se le adelanten. Un guía y un cooli serán sus ayudantes, pero la desconfianza y egoísmo del burgués crean situaciones tensas que finalizan en tragedia.

El grupo Impulso Teatro, comandado por el actor Alexis Díaz de Villegas, asumió la puesta, que como es habitual en el maestro alemán, fustiga la justicia y la moral burguesas inclinadas siempre al poderoso en detrimento del humilde, en ese emplazamiento al capitalismo salvaje que recorre toda su obra, de modo que el sumarísimo juicio del final es un amargo broche donde la impunidad para el perverso burgués resulta elocuente de lo parcial y ciega de esa justicia desvalorizada y cómplice con el dinero.

Desde su eficaz “distanciamiento”, Bretch nos ofrece un choque no solo clasista sino, sobre todo humano, donde las actitudes, eso sí, responden a un claro condicionamiento socioeconómico.

La excepción y la regla, del eterno e inagotable Bertolt Brecht.

El montaje de Impulso Teatro propone una lectura enriquecedora desde el punto de vista escénico, que incorpora músicos en vivo (no olvidemos la importancia conferida por el autor a las canciones como eficaz puntero dramático), audiovisuales y un minimalismo respecto a aditamentos escenográficos que sin embargo se manejan con destreza y funcionalidad, incorporando ciertos movimientos coreográficos que dinamizan la acción. Así el vestuario (Mario D. Cárdenas), que reproduce época y ambiente con rigor, y se suma a la eficacia de las caracterizaciones.

No ha perdido la oportunidad Impulso Teatro de conferir un guiño de actualidad y contextualización a la pieza, al incorporar audiovisualmente imágenes de los disturbios raciales en la sociedad norteamericana, con las protestas del movimiento Black Lives Matter ante los frecuentes asesinatos a afrodescendientes sin culpa alguna.

Otro acierto de peso en la puesta es el capítulo actoral, que responde con convicción y autoridad indiscutibles a las contradicciones y singularidades de los personajes, encabezados por el Premio Nacional de Teatro, Carlos Pérez Peña, e integrado por jóvenes colegas (algunos en más de un rol), que ya han demostrado su talento en anteriores montajes del grupo: Edel Govea, Arbel Molina, Sergio Gutiérrez, Eudys Espinoza y Dila Martínez, quienes interactúan en provechosa ósmosis con los no menos valiosos músicos Zianya Escobar, Carlos Espinosa, Elianne Montpeller y Amaya Justiz.

Brtech en su vigencia cada vez mayor nos llega de nuevo gracias a Impulso Teatro y la Semana de Teatro Alemán.

 

(Visitado 66 , Hoy 1 )

Exportar a PDF:

Comparta nuestros contenidos en redes sociales:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Leer más
Desafíos De La Crítica De Danza En Cuba

Sobre la formación de los críticos, la ausencia de crítica sobre espectáculos de folclor, entre otros puntos, versó el segundo...

Cerrar