Santiago de Cuba: Grupo Calibán estrena “Dirección Gritadero”

La obra estará en cartelera hasta el domingo 22 de octubre, en la sala Cabildo Teatral ubicada en la céntrica calle Enramada de la Ciudad Héroe.

Por Ernesto Izquierdo Sánchez

Santiago de Cuba acoge, desde este viernes 21, el estreno de la obra Dirección Gritadero en el Cabildo Teatral. La puesta, ofrecida por el grupo Calibán bajo la dirección artística de Orlando González Morales, es ocasión oportuna para apreciar desde las diversas perspectivas que brinda el texto, un mundo distópico donde coexisten tres mujeres y sus ganas infinitas de ir a gritar.

Transcurrió poco más de una década para que Calibán Teatro volviera a exhibir en el tabloncillo esta obra mundialmente conocida, de la autoría de Guy Foissy. Ahora llega al público santiaguero con matices diferentes. Entre lo novedoso del estreno, se encuentra una escenografía minimalista en la que se hace uso inteligente de la luz, acompañado de un vestuario que traspola en el tiempo épocas diversas como la del realismo socialista.

Asimismo, la banda sonora se vale de hitos en el cine cubano entre las que figura La muerte de un burócrata, para traer a la memoria diferentes momentos de la vida social. Se pude afirmar que, es un ir y venir en el tiempo dentro del imaginario colectivo, propiciando al espectador múltiples lecturas frente a la simpatía existente en esta trama, donde se descubren a hombres y mujeres experimentando sentimiento de diversa naturaleza.

Pero tal vez, lo que más asombre al público es la utilización de actores masculinos en un texto que convencionalmente está escrito para tres mujeres. Sobre este hecho en particular, González comentó que “es interesante trabajar con la potencia vocal de los actores. Los hombres, le han puesto una dureza que yo veía en estos tres personajes, por lo que no hay un trabajo de femineidad. La idea es que sean personajes duros que sientan lo que está pasando. Por eso se construyó sobre lo que interpretan ellos en el texto, su interior y necesidades, lejos de coordinar visualmente con lo femenino”.

Una obra de inquietudes, representada por nobeles actores frente a un texto con posibilidad de enfrentarlo de muchas maneras, gracias su forma de escritura y el mensaje contenido en él. Dirección Gritadero, a decir de la crítica internacional, “evoca tanto las obras de George Orwell, 1984, y de Ray Bradbury, Farenheit 451, como el universo de Beckett en Esperando a Godot.”