Cambio en las funciones del Ballet Nacional de Cuba en la Avellaneda

Despúes de realizar una primera función, el 1ro de enero en saludo al triunfo de la Revolución, el Ballet Nacional de Cuba bajo la dirección de la primera bailarina Viengsay Valdés, volverá al escenario de la sala Avellaneda del Teatro Nacional los días 6, 7, 8, 14 y 15 de enero.

El Ballet Nacional de Cuba informa que la función del espectáculo La magia de la danza, anunciada para el viernes 6 de enero, no se presentará, a causa de lesiones sufridas por algunos de los artistas. El importe de las entradas será devuelto íntegramente en la taquilla del Teatro Nacional.

Se mantienen las presentaciones de los sábados 7 y 14, y de los domingos 8 y 15 de enero. El Ballet Nacional de Cuba lamenta las molestias que esta situación pueda causar.

La Magia de la Danza es una antología que recoge importantes momentos del arte coreográfico de pasados siglos, en versiones paradigmáticas que constituyen una muestra del respeto y creatividad con que la escuela cubana de ballet enfrenta la tradición. El espectáculo exhibe un abanico de estilos en una sola noche, es un programa que permite ver a las primeras figuras de la compañía en piezas bien demandantes técnicamente en una sola velada y al cuerpo de baile apuntalar a sus compañeros desde diferentes cualidades de la danza clásica

Giselle, La bella durmiente del bosque, Cascanueces, Coppelia, Don Quijote, El lago de los cisnes, todos títulos medulares en el repertorio del Ballet Nacional de Cuba, que muestran la calidad de sus versiones en pequeñas suites realizadas por Alicia Alonso y su equipo. Aunque es preciso decir que Don Quijote fue un trabajo del dúo de primeras bailarinas, María Elena Llorente y Marta García, quienes adicionaron este clásico inyectándole un color especial al repertorio de una compañía que ha hecho de los grandes títulos de la historia del ballet, el centro de su trabajo por décadas.

Un punto y aparte merece Sinfonía de Gottschalk, coreografía de Alicia Alonso que tuvo su estreno en 1990. El ballet recrea coreográficamente dos movimientos, “La noche” y “Fiesta criolla”, de la Sinfonía Noche de los trópicos, obra creada por el compositor y famoso pianista norteamericano Louis Moreau Gottschalk. La pieza es considerada entre las creaciones fundamentales de su autor, se dice es la de mayor trascendencia entre sus partituras vinculadas a la cultura caribeña y se estrenó en el antiguo Teatro Tacón de La Habana en 1861.

Las entradas están a la venta de una a seis de la tarde y horas antes de comenzar la función, en la taquilla del Teatro Nacional de Cuba.

Redacción Cubaescena con información del Ballet Nacional de Cuba

En portada: Gretell  Morejón y Ángelo Montero en Giselle. Foto BNC