Teatro Nacional de Cuba. Germen y Huella

Por Valia Valdés

La Galería Raúl Oliva organiza su exposición número 40 con motivo del 8vo Congreso del PCC. Nieves Laferté, directora de la galería y curadora de la exposición, nos propone como tema de la misma: Teatro Nacional de Cuba. Germen y Huella.
Mirando nuestro proceso social desde el torbellino cultural que generó, Laferté y sus colaboradores iniciaron una búsqueda tenaz tras la historia del Teatro Nacional, desde sus orígenes constructivos hasta los más relevantes hechos artísticos y las personalidades que han prestigiado la institución.
Fotos, maquetas, programas de mano y otros elementos expositivos, pretenden testimoniar la amplia dimensión que desde sus inicios alcanzó este centro cultural, en el que importantes investigadores y artistas forjaron proyectos que continúan fructificando en nuestros días.

Teatro Nacional de Cuba en su etapa constructiva. Foto cortesía de la autora.

De esos proyectos podemos mencionar: El Primer Seminario de Dramaturgia, la creación del Conjunto Folclórico Nacional, el Conjunto de Danza Moderna, la valiosa documentación reunida por María Lastayo, los esfuerzos de María Elena Molinet por crear los primeros talleres de escenografía y vestuario y el impulso que dieron a la cultura cubana tantos intelectuales que, como Argeliers León y Ramiro Guerra, abrieron camino a un arte verdaderamente cubano.

El Teatro Nacional formó técnicos en distintas especialidades y sus salas han dado la bienvenida a importantes compañías extranjeras, tales como: La Ópera de Pekín, el Ballet Bolshoi, el Teatro de Títeres de Obratzov, el Ballet Nacional de España, La Candelaria, Rajatabla y también a los mejores músicos, bailarines y teatristas de la escena nacional.

Ensayo de la obra Decálogo del Apocalipsis de Ramiro Guerra en las afueras del Teatro Nacional de Cuba. Foto Archivo Cubaescena.

El próximo 14 de abril la exposición abre sus puertas sólo por invitación, restringido el acceso debido a la COVID, ofrecerá una visita virtual a los medios hasta que en junio se reabra al público en general.
Aunque no podamos acceder todos ahora mismo a las investigaciones y los objetos expuestos, ellos estarán siempre disponibles a los estudiosos del tema.

La pasión con que el colectivo de la Galería Raúl Oliva emprende sus propósitos nos reafirma que el artista no descansa, hay mil motivos para nuevas metas. Pensando en un escenario post COVID este equipo ya trabaja en propuestas cada vez más interesantes con ciclos de conferencias, exposiciones, talleres, conversatorios y conciertos. Este es un espacio privilegiado para diseñadores escénicos y artistas en general, por tanto, persiste la idea de sacarle el jugo al máximo.

Honrar al Teatro Nacional de Cuba por medio de esta exposición es también honrar a algunos de sus admirables directores: Isabel Monal, Ángela Grau, Nisia Agüero y a cada sencillo trabajador que aportó su esfuerzo al hecho artístico. Además de contar la historia queda mucho por hacer en términos de creatividad para que el Teatro Nacional de Cuba continúe siendo un espacio de impulsar sueños y cumplirlos. A ello nos convoco.

Foto de Portada: Sito web Cuba Absolutley

(Visitado 116 )

Exportar a PDF:

Comparta nuestros contenidos en redes sociales:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Leer más
Perro Huevero: Segundo Número En Circulación

Rindió La Habana tributo a su prima ballerina assoluta, en el Gran Teatro que lleva su nombre. Los participantes en...

Cerrar