Nueve solos, nueve miradas a la danza de un país

El proyecto Solos en mí forma parte de las acciones que Malpaso ha realizado en estos largos meses de contingencia… La compañía se prepara para cumplir con sus compromisos internacionales y con las presentaciones que ofrecerá antes de terminar 2021, en el Teatro Martí de la capital cubana, los días 17, 18 y 19 de diciembre

Por Mercedes Borges Bartutis

La voz suave de Osnel Delgado irrumpe en el silencio de una sala del Vedado donde hemos sido convocadas muy pocas personas, para ver la primera proyección del documental Solos en mí, dirigido por Osnel y Javier Pelaez (Tulio), un proyecto que desde hace algunos meses viene promocionando Osnel en la red social Facebook, como parte de algo mayor que podrá presentarse al público cuando las condiciones higiénico sanitarias lo permitan, cuando los teatros y los espacios públicos de programación vuelva al ritmo de sus horarios habituales.

Nací para la danza aunque me hubiera gustado ser otra cosa. Pero no estoy seguro de quién sería si no me hubiera dedicado a ella. Soy feliz de encontrarme dentro, feliz de aprender de fuera, en ella soy todo lo que sueño y sueño todo lo que bailo.[1]

Recientemente fui invitada a presenciar de forma exclusiva la conclusión de una primera etapa del proyecto Solos en mí, espacio donde el bailarín y coreógrafo Osnel Delgado, uno de los líderes de la compañía Malpaso, ha convocado a jóvenes coreógrafos para que tributen con un solo a una suerte de comunidad creativa y hacer visible el trabajo de forma conjunta, mostrando la potencia de una generación de creadores que han venido posicionando sus obras en el panorama de la danza cubana.

En el documental, la voz en off de Osnel Delgado sirve de hilo conductor para atravesar cada una de las obras. Son pequeños textos salidos de la reflexión del propio Osnel sobre su permanencia en la danza por más de 20 años. Es una forma de mirar su recorrido personal como intérprete, coreógrafo y maestro, insertado en una generación que ha seguido apuntalando la danza cubana en todas sus aristas.

El bailarín es un sobreviviente, es alguien que trasciende lo ordinario; narcisista, teatral, fiel a su universo, necesitado de aplausos; es un ser diferente, pero un ser a fin de cuentas.[2]

Además de Osnel, quien se incluye como coreógrafo, los autores con los que cuenta para el proyecto Solos en mí, son Michel Rodríguez, compañero de su misma graduación y antiguo miembro de Danza Contemporánea de Cuba; Daile Carrazana, ex primera bailarina de esa compañía y una de las líderes actuales de Malpaso; Abel Rojo, fabuloso bailarín que durante el confinamiento ha encontrado también en la creación uno de sus mejores refugios; Claudia Hilda Rodríguez, antigua primera bailarina de Danza Contemporánea de Cuba y graduada de la Facultad de Arte Danzario del ISA, que hoy se encuentra cursando una beca de estudios en el Reino Unido; Esteban Aguilar, ex miembro de Danza Fragmentada de Guantánamo y actual integrante de Malpaso; Lázaro Batista, miembro del staff de la compañía Danza Teatro Retazos y también graduado del ISA; Ely Regina Hernández Numa, una de las creadoras jóvenes del Ballet Nacional de Cuba que durante un tiempo militó en Acosta Danza; y Norge Cedeño, ex primer bailarín de Danza Contemporánea de Cuba, hoy convertido en líder del proyecto Otro lado, y egresado de la Universidad de las Artes.

Todos son intérpretes excepcionales que han apostado por la coreografías, con obras que vayan por el mundo mostrando las singularidades de la danza cubana.

He trabajado con muchos y de todos puedo decir que he aprendido algo, al final, uno es la suma de lo que ha quedado y lo que ha aprendido de otros; de tus padres, de tus maestros, de tus colegas.[3]

Durante algunas semanas, Osnel fue posteando en su perfil de Facebook pequeños fragmentos de los solos, a la vez que agradecía a los autores, le permitieran bailar sus piezas y sumarse al proyecto en un momento tan enrarecido por la pandemia que ha producido la Covid-19.

El piso a cuesta, Abel Rojo / Foto Buby Bode

El primero en aparecer fue El piso a cuesta de Abel Rojo, una pieza que marcó el debut de este joven como coreógrafo, justo cuando todavía formaba parte del elenco de Malpaso en 2018. El piso a cuesta, según el propio Abel Rojo, es “cargar” con aquello que un bailarín no puede dejar atrás; también es el soporte de todo el recorrido de un artista a través de sus múltiples etapas de entrega a la danza. Con El piso a cuesta, Abel Rojo fue nominado en la categoría de “Mejor bailarín”, a los Premios Benois 2019, un galardón que tiene similar nivel a los Oscar para la danza.

La segunda cápsula estuvo dedicada a Claudia Hilda Rodríguez, autora del solo Uno y trino, tomado de un trabajo mayor, que bajo el título 3WM fue estrenado en Fábrica de Arte Cubano (FAC), como parte de un proyecto con jóvenes creadores realizado en 2019. Sobre la pieza, Claudia Hilda Rodríguez ha expresado:

Desde el movimiento cadencioso y métrico expongo mi necesidad de comunicar y conectarme con lo sagrado, de experimentar un ritual armónico, de compartir una tradición y una identidad.[4]

Osnel completaba el post de Facebook con un comentario:

Gracias Clau por permitirme entrar en tu piel y poder interpretar este increíble trabajo. A Andrés Levin por la música y a todos los que están formando parte de este proyecto.

Uno y trino, Claudia Hilda Rodríguez / Foto Archivo Malpaso

 El tercer solo que fue promocionado tenía a Daile Carrazana en la coreografía y al pianista catalán Jordi Sabaté en la música, como un valor agregado al proyecto. Sabaté es uno de los artistas contemporáneos más prolíferos de la escena musical española. Bajo el título de Nana para un insomnio, la pieza había tenido al pianista cubano Miguel Núñez en la interpretación de la obra musical en vivo para la coreografía que  abre el camino creativo de Carrazana, líder junto a Osnel y el teatrólogo Fernando Saéz, de Malpaso Dance Company.

Daile Carrazana que ha sido una intérprete particular de la danza contemporánea en Cuba, ha comenzado un camino en la creación y en sus primeros intentos, la música de Bola de Nieve se ha convertido en el eje que guía a esta joven que hoy apuesta por la coreografía dentro de Malpaso.

Osnel posteó el solo de Carrazana acompañado de un sentido agradecimiento:

Con el permiso de los demás involucrados hoy quiero dedicar está tercera cápsula a alguien muy especial para mí. Gracias Dayle por todo lo que me has dado y lo que me das a diario. Por inspirarme y ayudarme a ser mejor cada día. Está Nana me mantendrá danzando por siempre.

A Jordi Sabatés por su música y Miguel Núñez por ayudarnos a ser realidad este sueño. Bienvenidos ambos a la familia de Malpaso Dance Company.

Nana para un insomnio, Dayle Carrazna / Fotos Archivo Malpaso

El cuarto solo en aparecer fue Silo, interesante propuesta firmada por el propio Osnel Delgado, que según sus palabras fue inspirado por la primera bailarina Thais Suárez, intérprete fabulosa que formó parte de Danza Contemporánea de Cuba y graduada de la Universidad de las Artes, además de fundadora del proyecto Otro lado junto a Norge Cedeño.

Silo es luz, encierro, impotencia, fuerza y consternación, todo sustentado en el cuerpo de un bailarín que ha sabido hacer un ajuste de cuentas en su propio recorrido artístico.

Silo, Osnel Delgado / Fotos Osmany Montero

Luego apareció Frames, una pieza de Norge Cedeño que confirmaba los vínculos de Osnel con los amigos del proyecto Otro lado. El promo de la pieza apareció acompañado de un comentario agradecido:

Frames marca el reencuentro con un viejo amigo, alguien con quién compartí y crecí durante mis años en Danza Contemporánea de Cuba. Hoy lidera su propio sueño. Nos muestra a través de Otro lado que todo es posible si se quiere bien y se trabaja duro. Gracias Norge Cedeño Raffo por compartir conmigo esta vida de danza. También a la increíble Jenny Peña por su música. A Thais por tu apoyo. A todos los que son capaces de seguir sus sueños.

En respuesta a Osnel, Norge Cedeño contestaba al post con un cálido comentario:

Siempre es un placer compartir procesos con artistas y seres humanos tan comprometidos con el arte. Se alinean esencias, se derrumban los muros de lo imposible. Más allá de lo conocido o imaginado, se forja la magia en un viaje cargado de transformadora ilusión y todo muta a una increíble oportunidad de crecimiento.

(…) Hay líneas que nunca quiebran y esta hermandad es una de ellas. No importan las distancias, o los senderos que elegimos, lo cierto es que los buenos amigos son y están más allá de todo. Con ellos compartimos, con ellos aprendemos y con ellos, entendemos que cada día es una oportunidad increíble para apostar por los sueños.

¡Mi agradecimiento eterno a ti hermano! De seguro la vida nos premiará con más ilusión para crear y momentos para compartir.

Frames, Norge Cedeño / Foto Miguel Álvarez

Esteban Aguilar llegó a la danza como una espiral, sin academia, pero con los saberes de su maestro Ladislao Navarro quien lo formó en Guantánamo, esa ciudad a la que le brota baile por todas partes. Sus años en Danza Fragmentada fueron su primera escuela, luego su permanencia en Malpaso ha cimentado la efervescencia de un creador inquieto, atípico, que todavía no ha colocado todo lo que pudiera en la coreografía. Sin embargo, Cena, es un solo hermoso, tierno, donde lo cotidiano es eje central de un discurso que sabemos tiene mucho para decir.

Osnel Delgado agradeció la propuesta desde la cordialidad diaria del trabajo y desde la amistad que los une:

Otro ser inquieto que revierte su talento en mí. Gracias Esteban Aguilar por compartir tu Cena, tu tiempo y tu danza. A Romy Rodríguez, la musa que lo inspira y la gatica Mauguira que pueden ver en el vídeo. Compartamos está cena, está hecha desde el corazón.

Cena, Esteban Aguilar / Foto Archivo Malpaso

Bajo cero es el título que aporta el bailarín y coreógrafo Lázaro Batista al proyecto Solos en mí. Graduado de la Facultad de Arte Danzario de la Universidad de las Arte y de la Maestría en Procesos Formativos de la Enseñanza de las Artes, en la misma institución, Lázaro Batista tiene una larga estancia en Danza Teatro Retazos, desde donde se desprende y concreta proyectos de creación con una marca personal.

El comentario posteado por Osnel aquel día, decía:

Hay personas que nunca dejan de sorprenderme, gracias Lázaro Batista por aceptar y ser parte de este proyecto. A seguir luchando por nuestros sueños, amigo, que los tuyos se hagan todos realidad. ¡Disfrútalo!

Bajo cero, Lázaro Batista / Fotos Archivo Malpaso

Michel Rodríguez es de esos bailarines que puede hacer lo que desee con su cuerpo. Nacido en La Habana, Michel militó por varios años en Danza Contemporánea de Cuba hasta que se estableció en Chicago. Pero la distancia no ha logrado que siga en comunicación permanente con su viejo amigo Osnel Delgado, a quien entregó su solo Quiet Instrospection, una provocación al movimiento que siempre quiere más.

Sobre la pieza y su creador, Osnel escribió:

Hoy quiero compartir esta cápsula resaltando a alguien que significa mucho para mí. Michel Rodríguez Cintra, el mejor ser humano, bailarín y amigo de mi mundo. Gracias mi hermano por estar junto a mi todos estos años y por permitirme hacer lo mismo, sin dudas hay lazos que no se pueden romper por más lejos que estemos. ¡Tú siempre serás mi persona favorita!

Quiet Instrospection, Michel Rodríguez / Foto Archivo Malpaso

Ely Regina Hernández Numa, integrante del Ballet Nacional de Cuba que desde hace algunos años viene marcando un lugar dentro de la coreografía cubana más contemporánea, es el otro nombre femenino que integra la nómina de coreógrafos del proyecto Solos en mí. Aunque se estableció por un corto tiempo en Acosta Danza, Ely Regina mantiene un espíritu creativo dentro de la primera compañía de ballet cubana. Sus raíces clásicas no le han impedido que se vincule a la zona más contemporánea de la danza de la isla y ha sido una ganancia su inclusión entre estos jóvenes coreógrafos con la pieza Manneken. Sobre su vínculo con Ely Regina, Osnel comentó en su publicación de Facebook:

Gracias Ely, por tu arte. Ha sido un fabuloso viaje y un auténtico placer. Espero que podamos compartirlo y disfrutarlo juntos muy pronto.

Manneken, Ely Regina / Fotos Miguel Álvarez

El argumento que mueve al proyecto Solos en mí, deja clara las intenciones de identificar la creación más emergente de la danza cubana.

Nueve bailarines, nueve sensibilidades, nueve formas de ver la Danza, nueve obras en un solo cuerpo. Promover el trabajo de artistas cubanos emergentes, es parte de la misión de la Compañía de Danza Malpaso, Solos en mí, identifica a nueve coreógrafos cubanos, aún activos como bailarines para explorar formas diversas de aproximarse a la creación danzaria a través de un solo cuerpo.

La motivación parte de un hombre como Osnel, hijo de bailarines (Esteban Delgado e Idanea Wambrug), que desde muy joven, aun cuando era estudiante de la Escuela Nacional de Danza, tenía la clara convicción de unir a sus compañeros en coreografías de gran formato que permitía se vieran todos en el escenario. Luego, en Danza Contemporánea de Cuba, fue uno de los promotores del espacio Inventario, donde se hacían visibles los procesos de creación de jóvenes con ganas de experimentar con el movimiento.

La idea de unir a nueve coreógrafos se integra de manera natural a este recorrido que ha permanecido en el espíritu de Osnel Delgado Wambrug: hacer visible a una generación de creadores que está dispersa pero que existe, una generación necesitada de ser reconocida en su conjunto, porque ha demostrado persistencia más allá de tendencias o estilos diferentes. Saberlos listos para continuar la historia es la mejor confirmación de que falta mucha danza por hacer en esta isla.

[1] Todos los textos dichos por Osnel Delgado en el documental pertenecen a su autoría.

[2] Osnel Delgado, documental Solos en mí.

[3] Ídem

[4] “3WM”: Claudia Hilda triangula el deseo como espacio de resistencia. Tomado de https://cubaescena.cult.cu/3wm-claudia-hilda-triangula-deseo-espacio-resistencia/

 

Contenido Relacionado:

Malpaso, ocho años de danza contemporánea hecha por cubanos

(Visitado 163 )

Exportar a PDF:

Comparta nuestros contenidos en redes sociales:
Leer más
Falleció Adolfo Roval, Premio Nacional deDanza

El maestro Adolfo Roval, destacada figura del ballet, falleció hoy en La Habana a los 91 años de edad. Nació...

Cerrar