Investigación teatral, maestrías y Universidad de las Artes. Impacto y perspectivas

Por Norah Hamze Guilart

Una de las grandes fortalezas de nuestra Universidad de las Artes (ISA) es contar, en su inmensa mayoría, con un claustro integrado por artistas y otros creadores en ejercicio.  La Facultad de Arte Teatral incluye los perfiles de Actuación, Teatrología, Dramaturgia y Diseño Escénico, donde convergen profesores-artistas, creadores y especialistas de vasta experiencia con jóvenes egresados de nuestras aulas que, por sus potencialidades y aptitudes, se van sumando a la responsabilidad de formar profesionales para el teatro.

Un claustro de esa naturaleza establece la correlación entre la teoría, la investigación y la creación escénica, donde el discurso teórico funciona como estímulo y, al igual que el acto investigativo, pasan a ser ejercicios prácticos en constante diálogo con la creación en cada uno de los perfiles. Esta peculiaridad reposiciona la labor de los docentes y constituye un capital propio de la Universidad de las Artes, sustentado en la acumulación sistematizada de experiencias en los procesos donde se legitiman las diversas prácticas artísticas desde el ámbito académico. De ahí la autonomía en la producción simbólica de este centro de altos estudios, que le confiere potestad para actualizar y perfeccionar los programas de las disciplinas especializadas y sus diseños curriculares, y para preservar o transformar la manera en que se producen las relaciones intersubjetivas entre los profesores de mayor experiencia y los noveles.

En la Facultad de Arte Teatral varias son las vías de superación para los docentes, quienes transitan desde el adiestramiento con un profesor guía, la participación en eventos teóricos, científicos y culturales y la ejercitación cotidiana en las clases, hasta la posibilidad de realizar maestrías y doctorados. Algunos por elección personal, se han vinculado a la Maestría en Procesos Culturales auspiciada por el departamento de Estudios Cubanos que ofrece posgrados de gran utilidad y la posibilidad de profundizar, desde la investigación, en temas de diversas especialidades.

En virtud de las necesidades, se ha potenciado la superación con el acceso a la Maestría en Procesos Formativos de la Enseñanza de las Artes, convocada por el departamento de Pedagogía y Psicología del ISA, cuyo objetivo rector está dirigido al perfeccionamiento de las habilidades docentes e investigativas. Por tal motivo se ha incluido la mención Teatro en su segunda edición en 2016, a tenor de los magníficos resultados obtenidos con anterioridad en las carreras de, Arte Danzario y Música.

La mención Teatro ha diseñado cuatro posgrados esenciales que pertrechan de nuevos saberes para internarse en el universo teatral desde zonas complejas, y conectarlo con otras áreas del conocimiento. El primero se corresponde con la Teoría del Teatro, vinculado con otro referido a la Metodología y análisis de los textos teatrales. Incluye, además, Vertientes y disyuntivas del teatro contemporáneo; modelos dramáticos y escénicos, y cierra con uno de mayor apertura concerniente a la Metodología para el análisis de los espectáculos teatrales. Por los nombres, se desprende el alcance de los contenidos y las dinámicas en su asimilación teórico/práctica, cuya efectividad la garantiza un claustro de alto nivel, actualizado con el acontecer teatral del orbe.

Además de las asignaturas generales, dicha maestría abarca optativas que complementan los conocimientos sobre la investigación, la docencia y las especialidades. En tal dirección la mención Teatro ofrece los talleres de Voz y de Actuación, al considerar los beneficios de estas ejercitaciones en el desempeño académico y la vida personal, corroborado en la incorporación de maestrandos de otros perfiles, con el consecuente provecho en el uso de la voz y el manejo corporal en acciones docentes y profesionales.

La mención Teatro desarrolla tres líneas de investigación. La primera, dirigida a la Preservación de la memoria histórica de la enseñanza teatral cubana y latinoamericana ha contado con la defensa de dos materiales muy valiosos que, además de tributar a los procesos formativos, han contribuido a la historiografía teatral cubana, al desentrañar y socializar la vida y obra de célebres figuras y acontecimientos trascendentes del teatro cubano que los investigadores han considerado esenciales por solo existir estudios parciales y dispersos. Los resultados pueden verificarse en:

Crónica de un Cuentero: legado artístico pedagógico del actor y director titiritero Félix Dardo a cargo del actor y director José Miguel Díaz Pérez, legitima los aportes de este maestro a la estética titiritera cubana actual y descifra la labor de uno de los eminentes directores de teatro para niños y de títeres en Cuba, y de un grupo que ha sido escuela de oficio titiritero.

Por su parte, El vuelo de la buena esperanza. El modelo pedagógico de la Escuela Nacional de Teatro Infantil de Cuba (ENTI 1969-1971): Legado histórico, pedagógico y artístico, a cargo de la teatróloga Blanca Felipe Rivero, ha logrado sistematizar los aportes heredados de la Escuela Nacional de Teatro Infantil (1969-1971) en varias direcciones, como primera formación escolarizada del teatro para niños y de títeres cubanos, donde lo testimonial se une a la exploración documental bibliográfica, teniendo en cuenta su carácter abarcador y paradigmático.

La segunda línea, referida a Proyectos de perfeccionamiento e innovación educativa, tiene entre sus resultados cuatro propuestas con vista al enriquecimiento de los Planes de Estudio. Una de Laboratorio Teatral, realizada por la teatróloga Isabel Cristina López Hamze, basado en el enfoque artístico-pedagógico como disciplina integradora para los estudiantes de Actuación, Teatrología, Dramaturgia y Diseño Escénico, que tributa a la interdisciplinariedad sustentada en la integración, creación, experimentación y carácter tutoral del aprendizaje.

En el mismo sentido, la indagación Dramaturgia realista (1990-2010): una propuesta de inclusión en el Programa de Historia del Teatro Cubano, llevada a cabo por el teatrólogo Osvaldo Cano Castillo, formulada intencionalmente para la incorporación del tema en el Plan de Estudio de la carrera de Arte Teatral, fundamenta la incidencia de la crisis que ocasiona la caída del socialismo en los rumbos de la dramaturgia cubana a partir de la década de los años noventa, desde una perspectiva estética, social y política.

Sobresale, además, la Propuesta metodológica para la aplicación de la automatización de la técnica respiratoria costodiafragmática o costoabdominal para la formación del estudiante de Actuación, realizada por la actriz Ana Rojas Estévez, especializada en el tema, que se enfoca en la necesidad de perfeccionar la metodología de la enseñanza de la respiración, sobre todo en los primeros años de la carrera de Actuación, teniendo en cuenta las insuficiencias de las conductas verbovocales de los estudiantes y la condición ambiental de nuestro país. La Tesis recibió el Premio de Investigación de la Universidad de las Artes (ISA).

Como tributo a la formación de especialistas de la Facultad de los Medios de Comunicación, ante el apremio de contar con un programa de actuación que recoja las especificidades de cada uno de los perfiles que allí se estudian, la actriz Verónica Díaz Viera, a partir de su práctica profesional y docente, realiza  la Propuesta de un programa de Actuación para las especialidades de la Facultad de Arte de los Medios de Comunicación Audiovisual (FAMCA), con el objetivo de dotar a los educandos de los recursos técnicos requeridos que les permita interactuar de forma efectiva con los intérpretes en las acciones creativas.

Como podemos confirmar, estas investigaciones responden a la necesidad de transformación y enriquecimiento de los Planes de Estudio en virtud de carencias específicas que los propios docentes han detectado en sus años de experiencia en la formación académica, así como en el descubrimiento de la necesidad de sistematizar algunas prácticas pedagógicas de insignes directores desde sus procesos creativos.

En la tercera línea concerniente a la Práctica artística y pedagógica: sus vínculos con la enseñanza teatral, se incluyen trabajos investigativos que han contribuido a la comprensión y sistematización del vínculo indisoluble entre la labor creativa y formativa de célebres figuras, que forman parte de la vanguardia teatral cubana por la consistencia, consolidación y extensión de sus prácticas. Así se verifica en la tesis:

Carlos Díaz: sus retos y procesos formativos de Teatro Ensayo (1980-1988) realizada por la actriz María Elena López Segura sobre el destacado director teatral, es un material que nos revela el inicio de su carrera creativa, consolidada luego en teatro El Público, la agrupación que dirige y que es hoy una significativa escuela para jóvenes que culminan sus estudios de nivel medio y superior, y para actores de otras procedencias que se integran a su nómina. La investigación también destaca la labor en la formación de actores, de donde emergen líderes que luego van a crear sus propias agrupaciones.

Otro fruto meritorio en esta dirección es el estudio de la actriz Reina Nivia Cueto Díaz, que fuera galardonada como Mejor Tesis de Maestría de la Universidad en 2018 con el tema Del entrenamiento a la expresividad corporal desde el pensamiento artístico-pedagógico de Flora Lawten. Otra Tempestad. Como discípula de la célebre directora, ha intencionado una disección -desde dentro- sobre el accionar de Flora, como pedagoga que ha creado su manera original de entrenar a los actores en función de una poética muy definida respecto a la expresividad corporal y emocional de los mismos.

Los resultados altamente provechosos benefician el crecimiento académico-creativo, medible en  el progreso de los docentes respecto a la organización de las clases, la conducción de sus grupos y el interés por la investigación como soporte de la actividad formativa y profesional que garantice su desarrollo, la capacidad de regularizar conocimientos y utilizarlos en la práctica artística, así como la contribución a los Programas de estudio de actuación y teatrología y el enriquecimiento de la historiografía teatral cubana, a través del análisis de la vida y obra de célebres figuras y sucesos significativos de los que existían análisis disgregados y fragmentarios.

Por otra parte, desde la Facultad de Arte Teatral se ha creado una vía para la superación de profesionales que durante largos años -por vocación o contingencias- se ejercitan como directores teatrales sin posibilidades de alcanzar un grado académico superior, en que algunos han suplido las lagunas en la formación a través de cursos y talleres alternativos, o aproximándose al trabajo de determinado director para asimilar sus procedimientos. En consecuencia, ante el inminente reclamo del movimiento teatral cubano, desde el Departamento de Teatrología y Dramaturgia se ha concebido la Maestría de Dirección Escénica, cuyo objetivo primario está encaminado a la formación integral de directores, a la vez que cumple con una demanda del Consejo Nacional de las Artes Escénicas “para generar opciones de desarrollo académico y profesional para los directores teatrales cubanos” como se registra en su fundamentación.

La primera edición en 2016, ha sido diseñada por los coordinadores generales Dr.c. Eberto García Abreu, teatrólogo y jefe del departamento que la genera y el MS.c. Carlos Celdrán Pérez, dramaturgo y director, quienes han garantizado un programa multidisciplinar centrado en el ejercicio formativo de creación e investigación desde una óptica renovada, respecto ala transferencia de saberes y la interconexión de prácticas que respaldan poéticas teatrales y escénicas contemporáneas.

Concebida como espacio creativo y de investigación en el que se imbrica teoría y práctica, ha contado con un claustro de excelencia para las actividades curriculares y contutores que acompañen el proceso de las puestas en escena, del libro de dirección y el ensayo que sustenta dicha praxis. De la misma han egresado 22 estudiantes.

Como se establece en estos ejercicios académicos, la primera edición se arroga el derecho de conceder algunas maestrías por la vía expedita, teniendo en cuenta el cumplimiento del requisito esencial de ser graduado de nivel superior, unido al reconocimiento de la trayectoria profesional y las potencialidades para integrar el propio claustro o liderar otros procesos formativos. En tal sentido 11 maestrandos lograron presentar junto con sus montajes, el libro de dirección y excelentes trabajos teóricos de los que se han escogido algunos para ser publicados.  Estos materiales en su totalidad pueden consultarse en la biblioteca de la Universidad de las Artes (ISA) por quienes se interesen en los temas, razón que me induce a reseñarlos en este artículo.

– Antonia Fernández Vergara. Obra: Jerry viene del Zoo. Ensayo: De la acción al texto viviente (apuntes para un ensayo).

– Rubén Darío Salazar Taquechel. Teatro de las Estaciones. Obra: Dos príncipes. Ensayo: En un reino oscuro y revelador.

– Raúl Martín Ríos. Teatro de la Luna. Obra: El banquete infinito. Ensayo: Lo cubano en Teatro de la Luna.

– Eduardo Martínez Criado. La Isla Secreta. Obra: Oración. Ensayo: Esculpir la memoria.

– Ariel Bouza Quintero. Teatro Pálpito. Obra: Los tres pichones. Ensayo: La escena teatral, el títere y Teatro Pálpito: pensando en voz alta.

– Osvaldo Conrado Doimeadiós Aguilera. Teatro El Público. Obra: La cita. Ensayo: Boceto de bostezo.

– Roxana Pineda Labairo. Teatro La Rosa. Obra: Apócrifas o todas son María. Ensayo: Interacciones Actor/Director como esencia de la dinámica artística del propio teatro.

– Joel Sáez Carvajal. Estudio Teatral de Santa Clara. Obra: Cassandra. Ensayo: El director de escena y el desarrollo de una poética teatral de integración de diversos lenguajes, visuales y sonoros en la experiencia de Estudio Teatral de Santa Clara.

– Atilio Jorge Caballero Menéndez. Teatro de la Fortaleza. Obra: Zona. Ensayo: Zona.

– José Oriol González Martínez. Teatro de los Elementos. Obra: Montañeses. Ensayo: Escenarios de memoria, vanguardia y reafirmación: Teatro Tierra Roja, Teatro del Este, Teatro de los Elementos.

– Eduardo Emil Medero. Teatro Aire Frío. Obra: Desnudas. Ensayo: Dispositivo del actor para la construcción del personaje en la comedia Desnudas de Teatro Aire Frío.

Después de una rigurosa y difícil selección para la vía regular (donde se cursa la maestría) pudo conformarse una matrícula inicial de 13 directores teatrales, de los que lograron graduarse 11, con excelentes materiales teóricos concernientes a sus respectivas prácticas, cristalizadas en los espectáculos expuestos como parte del ejercicio de culminación del estudio. Como los anteriores se conservan en dicha biblioteca para posibles consultas.

– Elvia Pérez Nápoles, de Contarte. Obra: Yo soy Cristina. Ensayo: Narración oral/teatro del relato, transformación y continuidad.

– Yailín Rodríguez García. Argos Teatro. Obra: Desagüe. Ensayo: Un ensayo sobre la espera.

– Lisis Díaz Díaz. Polizonte Teatro. Obra: En esta obra nadie llora. Ensayo: Sistematización de una experiencia de dirección teatral a partir del montaje En esta obra nadie llora, de Mariana de Althaus por Polizonte Teatro.

– Carlos Daniel Sarmiento. Teatro del Caballero. Obra: Selfie. Ensayo: De-construcción de la memoria. Claves teóricas para el proceso de escritura de Selfie.

– Harold Vergara Padrón. El Paso Teatro. Obra: Mientras Laura/Ana espera. Ensayo: Una investigación sobre la pérdida de los roles en el espectáculo (re) conciliación(s).

– José Miguel Díaz Pérez. Grupo Estro de Montecallado. Obra: Abracémonos en el jardín de los cerezos. Ensayo: ¡Abracémonos en el jardín de los cerezos! Visualidad y metáfora entre diseñador y director en su proceso creativo.

– Miguel Abreu Asin. Ludi Teatro. Obra: Bosques. Puesta en escena. Ensayo: El valor de estar juntos.

– Sahily Lourdes Moreda Gallardo. Compañía del Cuartel. Obra: Lengua materna. Ensayo: Pre Estructura, Re Estructura y Luz en el espacio de representación.

– Eneyda Villalón Puig. Teatro de las Olas. Obra: Ventana de estrellas. Ensayo: Ventana de estrellas: proceso creativo-formativo con niños.

-Yanier Palmero Rodríguez. Teatro El Público. Obra Testosterona. Una parábola negra. Ensayo: La actitud ante la clase.

– Raúl Miguel Bonachea Miquelli. Laboratorio Fractal Teatro. Obra: La caída. Ensayo: Impresiones sobre una caída. El dramaturgo/director, una dualidad de acción.

Estas ejercitaciones contaron con sus respectivos tutores, y todo el proceso de estructuración de los trabajos prácticos estuvo guiado por los maestros Carlos Celdrán y Carlos Díaz, hasta confluir en exámenes parciales frente a un tribunal integrado por los miembros del Comité Académico. Tanto estos ejercicios como sus defensas, han sido verdaderos espacios de debate frente a un tribunal de doctores y especialistas en teatro, que pudo evaluar la calidad en la teoría y la práctica y la progresión alcanzada en algunos que, por primera vez desde la investigación, se habían involucrado en el análisis y fundamentación teórica sobre sus prácticas profesionales.

La Universidad de las Artes (ISA) en 2019, en su rigurosa selección para otorgar premios a las mejores Tesis de Maestría, incluyó las de los Máster Osvaldo Doimeadiós Aguilera y Yailín Rodríguez García, con sus respectivos tutores Dr.c. Eberto García Abreu y MS.c. Carlos Celdrán Pérez.

Los valiosos resultados en el campo académico y de la práctica profesional, sumados a la necesidad de seguir incentivando la superación de los docentes y teatristas, han convocado a una segunda edición. El contexto al que se enfrenta el país en la esfera socioeconómica y por la Covid 19, demanda revisar factores que inciden de manera directa en la creación artística, la formación académica y su viabilidad, acorde con las transformaciones impuestas y aceleradas por la pandemia, que modifican la dinámica en todos los espacios de intervención humana. Respecto a los contenidos y a las demandas del momento se ha considerado la incorporación de nuevas asignaturas optativas para los maestrandos:

  • Las narrativas transmedia en la creación y producción de proyectos artísticos
  • Gestión de las Artes Escénicas

La Maestría de Dirección Escénica en su próxima edición se enfrenta al reto de propiciar oportunidades de acceso a directores, tanto de la capital como de las provincias más alejadas. Sin lugar a dudas, otro desafío en las actuales circunstancias adversas del país, por lo que, lanzada la convocatoria e iniciado el primer proceso de selección, se ha dilatado su puesta en marcha hasta tanto puedan reorganizarse las nuevas estrategias para garantizar la estabilidad del proceso docente y el respaldo en la infraestructura como previsión del beneficio integral.

Por su parte, la mención Teatro de la Maestría en Procesos Formativos (prevista para comenzar en los primeros meses de 2022), ha convocado en su cuarta edición a aquellos interesados que se desempeñan como docentes desde diferentes instituciones de la enseñanza artística, así como quienes están directamente vinculados a esta actividad en agrupaciones teatrales.

La coherencia y autonomía de ambas maestrías con relación al capital simbólico de la Universidad de las Artes, reafirma lo inminente de dar continuidad a estos ejercicios académicos de creación/investigación, como una de las ganancias en la labor formativa de los docentes y en el adiestramiento de directores profesionales; dos roles interconectados sobre los que gravita el futuro en ascenso del movimiento teatral cubano.

 

 

 

(Visitado 254 )

Exportar a PDF:

Comparta nuestros contenidos en redes sociales:
Leer más
¿Existe la crítica escénica en la actualidad?

El Dossier de la Crítica de la Revista Tablas propone el texto de Carlos Rojas (Nueva Segovia, 1974), crítico e...

Cerrar