Inicia el 2022 con el arte del ballet

Por José Omar Arteaga

Como es costumbre, cada inicio de año en saludo al aniversario del triunfo de la Revolución cubana el Ballet Nacional de Cuba ofrece una gala, esta vez, rompiendo con la tradición de ocupar solo las tablas de la sala García Lorca del Gran Teatro de la Habana Alicia Alonso, la troupe de danzantes liderados por la primera bailarina Viengsay Valdés, ocuparon las áreas interiores y exteriores del edificio teatral.

La filmación estuvo a cargo de Yeando Tamayo, director con una basta experiencia en la realización audiovisual y fue transmitida por la televisión nacional el día 1ero de enero por el canal Cubavisión a las 5:00pm.

El repertorio variado incluyó fragmentos de las piezas: Grand Pas de Quatre, Sui Géneris, Dionaea, La Bella Durmiente, Cascanueses y pinceladas del segundo acto de El lago de los cisnes, estas tres últimas en versión de Alicia Alonso para la compañía cubana. El cierre de esta gala fue el estreno del Vals de Mascarada, con música original del compositor ruso Aram Khachaturian y coreografía de la bailarina solista de la compañía Ely Regina Hernández. La banda sonora fue interpretada por la Orquesta del Gran Teatro de la Habana a cargo del maesto Yhovani Duarte.

Grand Pas de Quatre. Gala del Ballet Nacional de Cuba por el 63 aniversario del triunfo de la Revolución.

Aunque la factura del producto audiovisual fue de excelencia, con extremo cuidado al detalle y ocupado de mostrar la gracia y fuerza que acostumbran los bailarines cubanos, fue un desacierto su transmisión en la pequeña pantalla ante las cuestiones técnicas del formato televisivo que provocaron cortes en las imágenes e inevitablemente entorpecieron el resultado que llegó al público televidente.

No se trata de hayar culpables ni poner en tela de juicio el trabajo, es cuestión de sinergias. Urge la necesidad de empeño y sensibilidad para entender los lenguajes cinematográficos y danzarios donde no pondere uno por sobre otro sino que lleguen a imbricarse verdaderamente. Contamos en Cuba con referentes como las gloriosas filmaciones de Enrique Pineda Barnet en la histórica Giselle, que inmortalizó para siempre en el cine a nuestra prima ballerina assoluta Alicia Alonso, así mismo otros realizadores que abordaron la danza académica desde el lente cinematográfico y crearon verdaderas obras maestras que capturan en el tiempo lo efímero del arte danzario.

Vals de Mascarada. Gala por el 63 aniversario del triunfo de la Revolución.

Fue un regalo para toda Cuba la gala del Ballet Nacional, un motivo de celebración por un nuevo año y por una Revolución que, a sus 63 eneros, se mantiene triunfante y continúa ese gesto prístino ideado por Alicia y apoyado por Fidel, de democratizar el arte y que el ballet llegara a todo el pueblo.

Los días 1ero y 2 de enero también hubo función de ballet en la ciudad capitalina. El Centro ProDanza de Cuba y el Ballet Laura Alonso dirigido por la Premio Nacional de Danza 2021, se presentó en la Sala Avellaneda del Teatro Nacional con Cascanueces. A manera de recibimiento del año y en saludo a la memorable fecha histórica este colectivo danzario interpretó sin grandes contratiempos este clásico de la danza en puntas.

Por otra parte, el Ballet Nacional de Cuba ya se alista para subir a las tablas del Teatro Nacional de Cuba desde este jueves 6 de enero hasta el domingo 9 en los horarios habituales del teatro.

Vuelve en reposición Séptima sinfonía, coreografía de Uwe Scholz con música de Beethoven, que tuvo su estreno en Cuba finalizando el año 2021. Integran también el programa las piezas Invierno de Ely Regina Hernández y Love Fear Loss de Ricardo Amarante, con música de Edith Piaf y Jacques Brel. Como invitado especial actuará junto a la compañía el destacado pianista Marcos Madrigal.

Séptima sinfonía, coreografía de Uwe Scholz con música de Bethoven.

La compañía se ve renovada, los jóvenes egresados de la escuela que ya están sobre la escena tienen ese ímpetu y fuerza que los hace brillar, así mismo el programa variado es una bocanada de aire fresco que se agradece.

Es importante mantener la tradición, los grandes clásicos, la Alonso fue una acérrima defensora, así mismo reconoció la importancia de otros estilos y dio paso a los jóvenes coreógrafos para crear, esas piezas que sorprenden todavía y que coquetean con la danza contemporánea, el folclor afrocubano y otros tantos códigos que nos son intrínsecos.

Un año que comienza con el repique de las puntas, grandes saltos y gráciles giros. El arte del ballet, desde su instauración y desarrollo en la isla por la tríada Alonso, ha sido un baluarte indispensable de la cultura cubana y así continúa.

Fotos tomadas de la página oficial del Ballet Nacional de Cuba.

(Visitado 72 )

Exportar a PDF:

Comparta nuestros contenidos en redes sociales:
Leer más
DANZA CONTEMPORÁNEA DE CUBA, FUNCIONES EN LA SALA LORCA Y MÁS

Por Thais Gárciga / Fotos Buby Danza Contemporánea de Cuba (DCC) regresa a la sala García Lorca del Gran Teatro...

Cerrar