Consideraciones de un joven cubano

Por Pedro Jorge Velázquez  (periodista colaborador de Cubadebate y Juventud Rebelde)

Digamos – de una vez y para siempre – NO a la violencia de cualquier tipo, a los bloqueos, a la manipulación, al oportunismo. Dejemos de venerar lo ajeno e igualmente hacer único responsable a lo externo de todas nuestras deficiencias. Ocupémonos de hacer que cada día cuente, que cada minuto cuente, que cada instante cuente en la construcción de una mejor versión de esta isla.

Necesitamos entonces romper la inercia y renunciar a la retórica disfuncional del convencimiento forzoso y encontrar en la voz del pueblo, los argumentos necesarios para cambiar lo que ha de ser cambiado.

Las ideologías no deberían dividir o separar familias y amigos; la política debería ser la de los cubanos todos – codo con codo – trabajando sin descanso por un país mejor.

Seamos responsables, coherentes y encontremos en el libre pensamiento y la diversidad, las herramientas creativas para construir ese país hermoso que soñamos. Una Cuba llamada a la Paz y la Unión donde Patria siga siendo Humanidad.

Yo no estoy de acuerdo en que todos los que salieron a protestar sean delincuentes. Muchas de esas personas deben ser escuchadas y hay que crear espacios de diálogo popular para ello. Pero sí existió la violencia y las fuerzas del orden existen para, precisamente, controlar situaciones de este tipo, en las que cualquiera podría verse perjudicado.

Me choca que tantos artistas hayan salido a impugnarle a las autoridades un “cese a la violencia frente a las manifestaciones pacíficas”, cuando muchas de estas manifestaciones no han sido nada pacíficas, sino que han sido en extremo violentas y sin objetivo alguno, más allá de dañar. Ya son muchas las imágenes de autos volteados, tiendas v analizadas, ataques a civiles; pero esto que pongo aquí es mucho más triste.

Desde Santa Clara, algunos usuarios decían que habían arrojado piedras al materno (donde hay embarazadas y niños) y al oncológico (donde hay pacientes con cáncer). No me hice eco de ello pues no tuve confirmaciones. En Holguín dijeron que habían hecho lo mismo contra el hospital pediátrico, pero tampoco pude confirmarlo. Quienes sean de estas provincias sabrán mejor que yo lo que ocurrió.

Pero en Cárdenas sí ocurrió y hay pruebas. Algunos protestantes rodearon el Hospital y apedrearon la Sala Infantil. ¿Cómo puede alguien apoyar eso? ¿Cómo pueden los artistas obviarlo en sus declaraciones de las redes sociales? ¿Fueron pacíficos? Ojalá los artistas lo lean y hagan un nuevo llamado a la paz de todas las partes.

Algunas de las personas que vivieron este suceso en el lugar del acontecimiento han hablado y aquí les dejo lo que, muy consternados, contaron:

Líber Brito (cuenta propia con dos hijos ingresado): «Fue una pesadilla. Vivimos un momento tenso. Los padres corrían con sus niños; tiraron piedras por aquel lado, esas cosas hay que repudiarlas, son asesinos, eso no se le hace a un hospital ni a los enfermos».

Lázaro Herrera Suárez (padre de un niño ingresado): «Yo estaba cuidando al niño y salí con otros padres a defender el lugar para evitar que entraran, fue un acto de cobardía por parte de ellos. Los médicos tratan muy bien a los niños, todo el tiempo arriba de ellos para que mejoren, lo dan todo y con el mío ya lo lograron».

Jessica Urquía Fonseca (enfermera general): «Cuando empezaron a lanzar piedras, las madres entraron en pánico, aquello fue horrible. Se refugiaron en el baño con los niños, algunos chiquillos y algunas madres tropezaron y se cayeron

Yulien Rodríguez Gómez (doctora): «Fue aterrador, arremetieron contra el hospital como si fuésemos responsables de la situación epidemiológica. No creo que un acto así sea necesario, ni justo, ni digno, ni humano, esa no es forma de defender los intereses de nadie, esta es una institución de Salud, y eso puede hacerse de forma pacífica mediante el diálogo, como siempre ha hecho la familia cubana».

Ahí lo tienen. Pacífico no fue. Y cuando la propuesta no es pacífica, la respuesta tampoco lo es. Por eso necesitamos paz. Paz y diálogo. No se sume a manifestaciones violentas. Converse con quienes, a su lado, buscan hacerlo. Yo quiero seguir estudiando, presentar mi tesis. Conozco a muchos que buscan hacer maravillas con sus manos en este país. Seguramente usted también desea cumplir sus metas en un ambiente pacífico, con su familia y sus amigos.

Pacífico es luchar codo a codo contra esta epidemia y apoyar con nuestros pocos recursos, para ver si conseguimos salir de esta “jodienda” ya y ser el primer país del mundo en vacunarnos todos. Pacífico y hermoso es ver a cubanos ofreciendo su casa, su carro y su presencia para ayudar a curar a otros pacientes que ni conoce. Eso no se ve en otro país del mundo. Pacífica es la vida que tenemos ahora. Cuidamos eso para no arrepentirnos. Pacífica es mi propuesta y seguro también lo será la suya. Pacífico es dialogar juntos qué es lo que va mal y cuánto haremos, juntos también, para cambiarlo. Con respeto vamos a criticarnos, vamos a proponer y vamos a corregir.

En PAZ.

Tomado del Perfil de Facebook de Pedro Jorge Velázquez

(Visitado 18 )

Exportar a PDF:

Comparta nuestros contenidos en redes sociales:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Leer más
Héctor Rodríguez: “Donde quiera que canto represento a Cuba”

El tenor cubano Héctor Rodríguez ofrece exclusiva a Cubaescena sobre su participación en el Festival Lírico del Caribe, celebrado en...

Cerrar