Una Cruzada en nuestras manos

Por Erduyn Maza Morgado

Cuando escucho el nombre de la provincia más oriental del país no puedo visualizar el mar de Yumurí, esa playa de rocas pequeñas, arena de caracoles y conchas. De agua fría mezclada con el río Yumurí guantanamero, deliciosa para refrescar el calor del viaje de cualquiera que venga de lejos. Esa es mi primera visión de Guantánamo, pero no se mantiene perennemente en mi mente, muy rápido se desvanece y se contraponen imágenes unas con otras para mezclarse con un montón de emociones intensas. Todas vivencias de La Cruzada Teatral Guantánamo – Baracoa.

Fue en el año 2017 cuando Teatro La Proa asistió por primera vez a la Cruzada Teatral. Llegamos a Yumurí y allí estaba Isabel Cristina, porque ella había comenzado mucho antes la travesía. Recuerdo su emoción, nos explicó cómo funcionaba todo en el campamento, fue una de nuestras guías y nuestra compañía inseparable. Nos contagiamos de inmediato con su pasión y su fascinación, algo muy fácil. El entorno invitaba a entregarse a la vida, al descubrimiento, a la aventura.

Por suerte, Isa volvió con Jorgito en el 2018 e hicieron juntos los treinta y cuatro días de la Cruzada. Este es un encuentro inspirador de obras de teatros, de canciones, de vida, de películas, de documentales, de poesía. A todos los cruzados este evento nos ha motivado, o nos motiva a algo en nuestra vida. Isa y Jorgito son personas con una sensibilidad particular y ellos cuando regresaron de Baracoa aquel 2 de marzo de 2018 venían con la pasión y el amor suficientes para hacer un documental como El lenguaje de la Montaña, un libro titulado A Baracoa me voy… una Cruzada Teatral y un hijo llamado Oliver que se unió a su hermano Diego para hacer crecer esta familia que tanto amor reparte. Es muy hermoso que todos los proyectos artísticos de la pareja son firmados por los dos. Ambos son creadores, pero, por sobre todas las cosas, son soñadores, porque para lograr proyectos de tanta belleza hay que saber soñar en grande y permitir que las ambiciones vuelen tan alto que nadie logre alcanzarlas para engavetarlas en una oficina.

A Baracoa me voy… una Cruzada Teatral, está editado por la Fundación Rosa de Luxemburgo y firmado por una teatróloga y un fotógrafo graduados de la Universidad de las Artes. Lo primero que llama a la atención es que no es un libro de críticas, ni de reseñas teatrales. Son crónicas, cuentos, testimonios, fotos, poemas, prosas poéticas y sobre todo mucha pasión. Todas las vivencias de esos días narradas en 117 páginas hermosas acompañadas de una portada y contraportada que asombran por su factura de alto valor estético.

En A Baracoa me voy… no solo se narra con las palabras escritas por Isa, también las fotografías de Jorgito cuentan sus historias. Este es otro de los aciertos del libro. Los lectores acompañados de su lente, sin leer, podemos ver en cada foto vidas, recuerdos y de la mano de los autores descubrimos un país diferente al de los noticieros, al de las revistas de turismo, al de los discursos. Es un país tal vez, nacido de cuentos, pero no de cuentos de ciencia ficción; son cuentos nacidos en valles, montañas y mares del oriente cubano, porque lo mejor de estas historias es que están a nuestro alcance. Las crónicas, poemas y testimonios de A Baracoa me voy… son apoyadas por las fotografías, de manera que el libro invita a leer de tres formas: solo imágenes, imágenes con narraciones y solo narraciones. En esta experiencia, cada lectura te puede despertar sensaciones ocultas.

La Cruzada Teatral es un mundo diferente a cualquier otro vivido. No se puede apresar esa experiencia en un solo lenguaje, no se puede compartir la emoción en una sola forma de discurso. Por eso las emociones de estos autores van por varios derroteros, la poesía está presente de principio a fin para hacer latir la piel a cualquiera de sus lectores. La estructura del libro está organizada en seis municipios (capítulos), cada municipio tiene de cuatro a seis historias. Al principio de cada capítulo hay un resumen estadístico de días, funciones y fechas de interés documental que nos hace dialogar con la realidad inmediata y estos datos contrastan con el final de cada capítulo que son poemas e imágenes cortos de un rejuego estilístico y de una elaboración poética que nos sumergen en un mundo de sensaciones a veces infantil, a veces de pasiones sexuales. Así es este libro de extraño y mágico: como la misma Cruzada.

Es un acierto esta manera de expresar “echando manos” a fotos, poemas y narrativa para retratar el interior de La Cruzada Teatral Guantánamo – Baracoa. Las historias descubren rostros y realidades de estas comunidades que han sido transformadas en tantos años de cruzadas. Muchos de los habitantes de estos municipios guantanameros, cuentan cómo sus hijos nacieron con las cruzadas, cómo las comunidades se desarrollaron de una Cruzada a otra, o cómo sus hijos se hicieron artistas o instructores de arte gracias a las cruzadas. La Cruzada… es referencia y guía por donde quiera que pasa. Esperar el teatro por esos lares escondidos de nuestra geografía propicia el intercambio entre los habitantes que enriquecen la vida cultural y la solidaridad de esos pueblos. Comunidades enteras disfrutan del teatro durante años. Este suceso cultural ha creado una sensibilidad especial en generaciones de guantanameros que disfrutan el visitante y el artista de las tablas. Isa y Jorgito lograron captar la transformación que la Cruzada ha propiciado en las comunidades y yo creo descubrir en ellos seres humanos más humildes y generosos después de esta experiencia. Así es este evento: todo lo que toca lo vuelve teatro, sensibilidad y amor.

Las páginas de A Baracoa me voy… generan intercambio de muchas maneras. En los primeros minutos de lectura encontramos palabras en rojo, que remiten al pie de página para descubrir sus significados. Son palabras o frases, a veces muy técnicas y citadinas como “antena wifi: es una antena que distribuye señal de internet (…)” o palabras o frases muy locales como “salfasia: es una cosa asquerosa no definida. Es más líquida que sólida, más bien gelatinosa”. La verdad yo no sabía qué era “salfasia” ni otros localismos del libro. Es posible que algunos pobladores de las montañas no sepan qué es “pinta rara: facha o aspecto extraño” porque es una frase muy citadina. Lo cierto es que las palabras en rojo enriquecen el lenguaje del libro y le aporta ritmo y rejuego con el idioma para generar un intercambio lúdico que nos acerca a los pobladores para conocerlos mejor y dejarnos un sabor familiar en el recuerdo.

La Cruzada Teatral Guantánamo – Baracoa inicia en el Parque José Martí, de la ciudad de Guantánamo cada 28 de enero y termina en el mismo lugar el 3 de marzo con una ofrenda floral que los cruzados dedican al Apóstol. Sin dudas es una obra martiana y este hálito sutil se percibe en todo el libro a través de fotos de bustos de Martí, flores en los pedestales al Héroe Nacional, la poesía como recurso expresivo imprescindible, la belleza de la foto en la cual se puede descubrir la Pilar, de los Zapaticos de Rosa más cubana, guantanamera y moderna que nunca y una cita del Apóstol que dice: “con todos y para el bien de todos”. También A Baracoa me voy… es una experiencia martiana, pero de las de verdad, de las que nacen del cerebro con pasión y belleza y por eso no se parece a ninguna otra.

Este libro es una forma de agradecer a La Cruzada Teatral… por existir. Es la propia Cruzada en nuestras manos. Muchas de la imágenes y sensaciones descritas en él ya los cruzados las hemos vivido. A muchos amigos los vemos en las fotos. Parte de esa poesía la hemos susurrado en nuestras mentes y la hemos dejado en el viento, en los rostros, en los ríos, en el camión o en los mismos paisajes por donde hemos estado, pero Isa y Ricardo tuvieron la idea valiente de retratar y escribir su Cruzada para ponerla en nuestra mano y hacernos revivir a algunos, vivir a otros este mundo teatral, guajiro, cubano. Esta mezcla especial de amor, teatro y naturaleza. La bondad de una mujer y un hombre está en estas páginas. Gracias a la bondad del ser humano por dejar que hechos como este existan.

Fotos cortesía del autor

(Visitado 120 )

Exportar a PDF:

Comparta nuestros contenidos en redes sociales:
Leer más
Teatro En Proceso E Historias De Solidaridad

Teatro En Proceso E Historias De Solidaridad

Cerrar