Rosario Lara: “Me gustaría destacar lo contemporánea que es Mata Hari”

A punto de comenzar el 19 Festival de Teatro de La Habana, Cubaescena ofrece testimonios de algunos de sus invitados extranjeros

Por Mery Delgado

El 15 de octubre de 1917, una bella mujer saludaba a un batallón de fusilamiento de 12 soldados. Uno de ellos alcanzaba su corazón terminando con la vida de la doble agente H-21. Moría Margaretha Geertruida Zelle, conocida por todos como Mata Hari.

La actriz española Rosario Lara, la hace renacer como el ave Fénix y la convierte en coetánea de la Dietrich, bajo el yugo nazi en Alemania.

Esa historia que lleva por título Mata Hari. La última mentira, es la cuarta obra escrita por la actriz, productora y directora de la compañía La Turista, que podrá ser vista, próximamente de manera virtual, en el Festival de Teatro de La Habana.

Al entrar en una de las vidas más enigmáticas del siglo XX, ¿qué pretendías?

La idea era hablar sobre la sensualidad de la mujer madura, el período en que ya nos volvemos invisibles las mujeres, entonces pensé en un personaje que era la sensualidad por antonomasia como Mata Hari. Claro, a Mata Hari la fusilaron cuando tenía 41 años; yo tengo ahora 65, y cuando empecé con ella, unos años menos.

En la primera parte me documenté muchísimo. Creo que leí todo lo que se ha escrito sobre Mata Hari, y esa primera parte procede de la historia, que para eso mi profesión de historiadora me ha venido muy bien, y me encanta nutrir a mis personajes de ese proceso de investigador. La parte en la que yo me la invento, se salva del pelotón de fusilamiento y sigue viviendo hasta los sesenta y tantos. Esa es completamente inventada, yo la hago huir de Francia cuando va a ser fusilada, trasladarse a Alemania, donde en los años 20 era el máximo apogeo del cabaret. Berlín era en aquella época la ciudad que tenía más teatros que París, pues había mucha libertad y mucha riqueza creativa. Fue pasando el tiempo, llegaron los nazis y destruyeron todo eso. Berlín se convirtió de una ciudad arcoíris en una ciudad parda.

De una diva del cabaret berlinés Mata Hari se convierte en la amante de Goebbels que fue a ver su último espectáculo, cierra el cabaret donde ella trabajaba y se convierte en su fantasía. Mata Hari es un personaje que vive en un mundo a veces irreal, su vida es una mentira y un continuo transformarse como la serpiente, mudando de piel para adquirir diversos personajes a lo largo de su vida. Primero fue una señora burguesa casada, trasladada a Java para acompañar a su marido que era militar, después cuando se separan se convierte en Mata Hari, una bailarina oriental que triunfa en París donde estaban muy interesados en la cultura oriental; y donde se creyó a pie juntillas la historia que ella contó sobre su vida.

Todo esto se cuenta en la historia de manera intermitente, va y viene, el público no sabe desde dónde se está contando la historia y poco a poco va descubriendo dónde está Mata Hari. Ella es trasladada en un furgón a un campo de fusilamiento y desde ahí cuenta la historia. Es parte ensoñación, parte realidad, y el público al final descubre que Mata Hari es una muñeca rota.

Me gustaba la idea de hablar de esa mujer que fue tan valiente como para enfrentarse a las convenciones de su tiempo, que fue tan fantasiosa como para reinventarse tantos personajes a lo largo de su vida, y utilizó su sensualidad ser libre. Entonces, fue una mujer libre y pagó por ello. Fue utilizada por los poderes de su tiempo y pagó como chivo expiatorio.

¿Cómo ha sido ese proceso de apropiarse del personaje Mata Hari?

Yo tenía que buscar en mí esa capacidad para insinuar sin mostrar los matices, la dulzura, la sensualidad en suma que no es algo agresivo, sino algo suave. Mata Hari enamoró al público internacional, europeo sobre todo con su baile, ella no sabía bailar apenas, pero una mujer no demasiado guapa, no demasiado joven, que no bailaba demasiado bien, qué sensualidad no tendría, qué capacidad para seducir que sedujo a un continente entero. Fue la diva de Europa durante muchísimos años. Entonces mi trabajo ha sido encontrar en mí esas cualidades que tenía Mata Hari de una manera natural.

Estuve ayudada por mi profesora de baile oriental, tuve que hacerlo con velo en una pequeña escena imaginando lo que serían sus espectáculos. El baile me ayudó mucho a descubrir esa sensualidad que Mata Hari tenía. Después con mi director, Gregor Acuña Pohl, perfilé más el personaje. No me permitió nada, fue muy duro conmigo para sacarme todo eso que yo tenía en mi interior. Al primero que tenía que seducir era a él, y de hacerlo estaba más cerca de poder seducir a todos los demás, al público, a los amantes que tuvo ese personaje y a mí misma claro.

En 2014 creas tu propia compañía, ¿por qué?

Mi compañía La Turista es una oportunidad para hacer lo que quiero, contar las historias que me apetecen, que me gustan. Claro que después tienes la contrapartida que te sigue mucho trabajo, la producción de muchas cosas las llevo yo y su distribución también, es lo más difícil para mí. Hacer esto a mi edad, es una manera de seguir estando viva, ilusionada. He tenido la suerte de no haberme quemado como muchos actores que persiguen el éxito.  Yo, cuando el éxito me fue esquivo, cuando la profesión dejó de serlo y se convirtió en una condena, me aparté y me dediqué a otras cosas. Y eso me ha mantenido libre e ilusionada, y ahora mismo tengo la ilusión de una persona joven. Mientras estás viva hay que seguir imaginando,  creando y compartiendo cosas con los demás. Mientras estás viva hay que vivir.

Para Rosario Lara venir a Cuba es todo un sueño…

Estar en La Habana, aunque sea virtualmente es un gozo. Siempre me ha gustado mucho el trabajo de los actores de Cuba. De hecho, hay ahí una asignatura pendiente, que es viajar y formarme con vosotros y compartir con vosotros experiencias, y quizás si hay una oportunidad en el futuro, tal vez nos encontremos. Hasta entonces os saludo virtualmente, y hasta que podamos vernos en vivo y en directo, como es el teatro.

Fotos: Archivo La Turista

 

Contenido Relacionado:

“Bitels para bebés” en 19 Festival de Teatro de La Habana

 

 

(Visitado 107 )

Exportar a PDF:

Comparta nuestros contenidos en redes sociales:
Leer más
Volver A Los Orígenes Para Encontrarnos En El Teatro Del Presente

Como parte de la programación de la Casa Editorial Tablas-Alarcos y la Casona Vicente Revuelta, bajo la dirección de Omar...

Cerrar