Más allá del lente: Concurso Internacional de Fotografía de Danza Alicia Alonso 2021

El Concurso está inspirado en el legado de la prima ballerina assoluta en el año de su centenario. La convocatoria continúa abierta hasta el 25 de agosto y el fallo se hará público el 28 de octubre en homenaje al aniversario 73 del Ballet Nacional de Cuba

Por Isachi Durruthy Peñalver

“La fotografía es la conciencia de la
cultura (…) como la esencia interna se
trasforma en una apariencia para relacionarse
con el medio externo donde le espera la
luz y el sujeto”.
Arturo Cuenca

La fotografía, como genuina expresión del arte moderno, configura una peculiar estética de la expresión, un universo visual en el que la construcción de formas apuesta por recurrentes experimentaciones con el lenguaje artístico.

Vinculada en sus inicios a intenciones publicitarias y propagandísticas de prominentes estrellas de la danza, la fotografía de ballet dio sus primeros pasos en los albores del siglo XX. Gracias al ingenio y la sagacidad de disímiles retratistas, la naturaleza efímera de la manifestación pudo ser perpetuada como testimonio de imprescindible valía para la cultura universal. El interés por captar todo lo referido a este horizonte, generó disímiles aproximaciones con el paso de los años. Junto al propósito de atestiguar el hecho danzario, surgió un creciente interés por explorar detenidamente otras aristas dentro del espacio fotográfico, más allá del estudio y la escena.

En Cuba la fructífera tradición de la danza ha quedado perpetuada con notable acierto por fotógrafos como Ángel de Moya, Julio Berestein, Rogelio Moré, Tito Alvarez, Paco Bou o Luis Castañeda, por sólo citar algunos. Muchos de nuestros creadores han aportado piezas trascendentales como prueba indisoluble del rigor y la férrea técnica de la Escuela Cubana de Ballet y sobre todo de su figura Assoluta: Alicia Alonso.

El reconocimiento del aporte artístico y testimonial que nuestros artistas del lente han desplegado durante más de ocho décadas supone mirar no solo hacia el cauce recorrido sino también hacia los nuevos caminos trazados por la manifestación desde Cuba, particularmente a partir de la reciente convocatoria del Concurso Internacional de Fotografía de Danza Alicia Alonso 2021.

Un transcendental evento para el panorama cultural contemporáneo que, a partir de la solidez y el impacto que logre alcanzar, podría erigirse como referente en el ámbito latinoamericano, sobre todo teniendo en cuenta la rica historia que ha marcado a la manifestación en la Mayor de las Antillas. El Concurso apuesta por imágenes que muestren el trabajo de bailarinas y bailarines, maestros, coreógrafos, etc., nacidos en Cuba, que ejerzan tanto en la Isla, como en cualquier parte del mundo. Así lo ha expresado Gabriel Dávalos, uno de los más destacados exponentes de la fotografía contemporánea y presidente del Jurado. Profesionales y aficionados de cualquier nacionalidad, han sido convocados a participar como muestra de la fuerza unificadora del arte no sujeto a fronteras; priorizando, en todo momento, la coherencia visual y discursiva de sus propuestas. Pero no se trata sólo de testimoniar, relatar, difundir la historia de la danza cubana y sus protagonistas actuales; hablamos también de saciar una inquietud artística que tiene en lo efímero de las variaciones, balances, giros y saltos, un mundo de recurrentes incitaciones estéticas que incita a ser decodificado con nuevas perspectivas bidimensionales.

Otro de los aciertos de esta convocatoria es que reconoce el papel medular de la fotografía como documento histórico de las artes y especialmente de la danza. En tal sentido, el notorio fotógrafo norteamericano Gene Schiavonne, quien ha sido invitado a formar parte del Jurado, expresó:

Una fotografía es un momento en el tiempo que inmediatamente se convierte en pasado. Sin la fotografía, se desvanecería en la oscuridad como si nunca hubiera sucedido. Si la fotografía se pierde, eventualmente también lo hará el bailarín. Cuando miras la imagen plana, puedes ver una forma hermosa o un movimiento y vestuario hermosos, sin embargo, eso es solo la superficie, la vista bidimensional. Necesitas mirar más profundo(…) Solo puede haber un momento perfecto, ni antes ni después, y eso solo se puede ver con una fotografía. Debes mirar una fotografía en tres dimensiones para apreciarla en su totalidad, no solo debes verla… debes escuchar la música dentro de ella.

El intento por aprehender una imagen equilibrada que respete la gramática del ballet, que reafirme las cualidades físicas del bailarín, la calidad formal de la foto y que revele la esencia de lo que se transmite al auditorio, constituye una ardua labor. La fotografía de ballet comporta una multiplicidad de experiencias que la convierten en signo estético y, a su vez, en portavoz insólito de una realidad sensible. La construcción de nuevas formas de representación y lenguajes han referido la permanencia de un elevado sentido simbólico que no pretende tanto representar como perpetuar dignamente el quehacer de un artista.

El hecho de que Cuba sea anfitrión de una competición de este tipo entraña también una grata significación por la rica historia de la danza en nuestra Isla, el prestigio de notables bailarines, coreógrafos, pedagogos y compañías y la certera mirada que han sido capaces de brindar nuestros fotógrafos. Al respecto la destacada crítica y periodista argentina Fatima Nollen, también invitada a integrar el prestigioso Jurado del Concurso, expresaba:

No me extraña que Cuba haya propuesto una competencia como ésta, relacionada con la danza, y con el arte de la fotografía. Cuba nos tiene acostumbrados a su continua producción artística, particularmente danzaría, que ha sorprendido al mundo por décadas desde que Alicia Alonso tomó las riendas de este arte convirtiéndolo en un sinónimo de Cuba. Este año de pandemia nos limitó a todos, y si no se puede salir, me parece sensacional el usar todos los medios tecnológicos a disposición de forma innovadora para congregar artistas fotográficos en esta propuesta tan original, en el sentido de que habrá distintas categorías para presentar trabajos. Este concurso representa una reunión virtual de artes y artistas de todo el planeta que continúan creando y buscando expresarse en su medio para alcanzar la excelencia (…).

Una amalgama de creación, elevada sensibilidad y riqueza artística nos propone el Concurso Internacional de Fotografía de Danza Alicia Alonso 2021. Un evento inédito en Cuba, fabulosa oportunidad para descubrir o redescubrir modos de hacer, captar y sentir la danza. Idónea experiencia para saciar las apetencias imperecederas de un diálogo que no acepta mediadores. Solo la instruida mirada del fotógrafo, detrás de la cámara, será capaz de erigir nuevas sensaciones de ese gesto efímero que acaba de desaparecer.

Contenido Relacionado:

Fotografía y Ballet en Cuba, un recorrido desde el lente (Tercera parte)

 

(Visitado 217 )

Exportar a PDF:

Comparta nuestros contenidos en redes sociales:
Leer más
Crusellas: En el paisaje cultural de su tiempo

Encuentro con Ramón Antonio Crusellas, director y promotor artístico de relevante trayectoria artística, imprescindible para el estudio del teatro cubano....

Cerrar