Qué maravilla ser un payaso de Teatro Tuyo

Por Roberto Pérez León

Pocos países tienen la posibilidad de poner todo su espectro televisión al servicio de las artes escénicas, participar en la organización y ejecución de un Festival Internacional de Teatro como este que ha comenzado acá en La Habana, en su 19 edición, y que llega a todo lo ancho y largo de nuestra isla.

La televisión cubana ha incluido en su programación completa la cartelera del Festival de Teatro de La Habana 2021 que incluye, además, de las puestas en escena que forman parte del encuentro; también paneles teóricos sobre el teatro y la crítica, documentales, audiovisuales, presentaciones de teatro infantil, lanzamientos de libros y una selección de películas donde el teatro es puesto en pantalla de manera magistral por directores que dictaron pauta en el cine del pasado siglo.

Más de treinta y cinco puestas en escena entre nacionales e internacionales conforman la muestra en Festival que la programación televisiva transmite por los todos canales nacionales.

Dentro de lo programado para el día inaugural, el pasado sábado 23, decidí que el Festival empezaría para mi viendo un espectáculo que, desde la sobrada tercera edad en que vivo, iba a permitirme festejar mi remota niñez: un encuentro con la ingenua belleza que fabricaban, en la entonces pantalla en blanco y negro, unos seres que me hacían soñar y pensar y preguntarme cosas, algunas aún sin respuesta.

La emoción que entonces me provocaban los payasos cuando aparecían en la televisión es un tesoro que perdura en mi memoria.

Resulta que ahora en este Festival ha llegado Teatro Tuyo con un concierto homenaje a cinco payasos que con sus discursos gestuales fundaron una poética que es paradigma para el trabajo de los clow a nivel planetario.

Teatro Tuyo, capitaneado por Ernesto Parra, participa en este Festival apantallado con Clownsicos.  Y  qué maravilla es ser un payaso en un colectivo teatral donde la sensibilidad y el fundamento estético están garantizados en cada puesta “clownsica”.

Teatro Tuyo puso en pantalla a Edwin Fernández, nuestro Trompoloco; a Marcel Marceau; a Ferdinando, el mítico clown checo; al contundente Oleg Popov soviético; y, no podía faltar la construcción actoral más genial del siglo XX, el Charlot de Chaplin.

Sin experimentaciones ni búsquedas aparatosas, tampoco transgresiones estéticas más allá de las que dicta la intuición abalada por la certeza y la confianza en la entrega y dedicación a la creación artística escénica, Ernesto Parra sin aspavientos visuales ni ilustraciones mimosas ni empalagosas ha hecho de Clownsicos, un homenaje pecho a pecho a esos grande de la risa, la reflexión y la suave belleza de la armonía de lo natural puesta en escena.

Alex Batista y el propio Ernesto Parra han asumido la parte actoral de los payasos ejemplares, hecho que no deja de ser un  Rubicón. Pero lo han cruzado con el esplendor de la convicción de saber que con ese trabajo estaban contribuyendo a la perdurabilidad de la fecundante experiencia estética de varias generaciones y a la sensibilidad de las nuevas generaciones que no tuvieron la oportunidad de vibrar cotidianamente, desde las pantallas en blanco y negro, con el caudal de posibilidades que tiene el arte del clown para transformar conductas sociales e individuales.

Acompañaron el accionar actoral Aixa Prowl y los estudiantes de la Escuela Nacional de Clown y los niños y niñas de la Compañía Infantil Teatro Tuyo.

En una ocasión Ernesto Parra, director de Teatro Tuyo dijo:

Me gustaría destacar que los artistas entendamos que en Cuba la política cultural y la voluntad artística están en función del servicio, no está en función de ponderar mi ego, o poner el talento sobre un pedestal, si no hacer de ese talento, de ese apoyo institucional, un servicio hacia el público.

Clownsicos refirma este evangelio laboral que rige a Teatro Tuyo. No he visto el espectáculo en vivo. Pero ha sido suficiente la pantalla de Cubavisión para poder decir que se trata de un homenaje hermosísimo, equilibrado, sin excesos técnicos ni carencias dramatúrgicas.

Hay que señalar que la puesta en pantalla de  Clownsicos es una producción mancomunada entre Teatro Tuyo y la Televisión de las Tunas.

El teleteatro tiene como espacio de enunciación la pantalla de la televisión y el enunciado está mediado por la técnica televisiva. La dramaturgia de la imagen visual en este caso queda sustentada por el encuadre y el movimiento de la cámara, y se define a través de la concepción del montaje.

En Clownsicos la imagen visual obtenida disfruta de una vigilada composición que, gracias a un montaje sereno y templado en una concepción dramatúrgico-visual productiva, hace de la puesta en pantalla un espectáculo significado por el profesionalismo en el manejo de las cámaras y la luz, una luz actuante cuando ha sido necesario y un sonido sin grietas.

Sepamos que en Clownsicos permanecen en pantalla cuatro músicos que utilizan una gama de instrumentos que se integran al suceso escénico: violín, piano y teclados, trombón, bombardino, contrabajo, guitarras y percusiones.

Los músicos y sus instrumentos participan, trasfunden una presencia ejecutante en el mundo que Ernesto Parra construye con gestos de expresión poética. Tres ejes estructurantes establecen la factura de la puesta en pantalla de Clownsicos: la reflexión e interrogación ideo-estética que forma parte del algoritmo creativo de Teatro Tuyo, el sutil movimiento de las cámaras que no transitan por exuberancias exhibidoras ni estatismos estériles, y una vigilada edición.

(Tomado de CMBF, Radio Musical Nacional)

 

Contenido Relacionado:

Llegará a toda Cuba virtualmente el 19 Festival de Teatro de La Habana (+Cartelera y Catálogo en PDF)

(Visitado 184 )

Exportar a PDF:

Comparta nuestros contenidos en redes sociales:
Leer más
Punto Fugaz Y Té-Danza-Video: Proyectos De La Compañía Rosario Cárdenas

La Compañía Rosario Cárdenas se propone reabrir dos singulares espacios de información, confrontación de experiencias y de intercambio creador: Té-Danza-Video...

Cerrar