De las muchas maneras en que el teatro salva

Por Vivian Martínez Tabares

En casi año y medio de pandemia el teatro ha generado iniciativas para mantenerse activo en las condiciones de aislamiento a que nos obliga la Covid-19. Se han organizado festivales internacionales de teatro en línea, con puestas en escena en streaming a través de las redes, paneles internacionales, conferencias, cursos, seminarios y talleres virtuales desde los más diversos puntos del planeta, y hasta concursos de dramaturgia con el tema del aislamiento como centro y motivación temática.

Los artistas del teatro para niños en favor de mantener la actividad posible en diálogo con los pequeños espectadores, han creado acciones artísticas dinámicas a través de funciones y series titiriteras, algunas de las cuales han llegado a la diversos espacios o han generado nuevos en la Televisión Cubana. El Teatro de las Estaciones, dirigido por Rubén Darío Salazar, que ha desplegado una creatividad incansable, con las miniseries Un minuto con Pelusín del Monte (Aprende desde casa) y Los minutos de Pelusín del Monte y con la serie Corazón feliz, el pasado domingo 18 de julio en ocasión del Día de los Niños promovió una recogida de juguetes con destino a los infantes sospechosos de contagio o enfermos, internados en centros de aislamiento y hospitalarios.

Muchos otros artistas han acompañado el proceso de vacunación y ensayos clínicos de Abdala y Soberana. Actores, narradores orales, titiriteros y payasos han ofrecido pequeños números en las salas de espera, han disminuido la tensión de los niños y han acompañado la alegría del acto bienhechor.

A raíz del rebrote con la llegada de la cepa Delta, un grupo de teatristas de Matanzas se han unido en un loable empeño. El corazón de esta actividad ha sido el Teatro El Portazo, creado hace diez años bajo la dirección de Pedro Franco y con los auspicios de la Asociación Hermanos Saíz. Desde el 9 de julio pasado, poco después de que se declarara la gravedad de la situación epidemiológica en esa provincia, se pusieron al servicio de contrarrestarla en su sede del café teatro El Biscuit, en la calle Ayuntamiento frente a una de las esquinas del Parque La Libertad, en gestión coordinada para su apoyo logístico con los consejos provincial y nacional de las artes escénicas, la filial de la Asociación Hermanos Saíz y la Dirección de Salud Pública en la provincia.

Así, El Portazo ha servido de enlace con la capital y la organización Solo el amor para recibir donativos de medicamentos, accesorios y materiales de protección, alimentos no perecederos y artículos de aseo, que han sido donados por habaneros o que han llegado a la Isla traídos por cubanos residentes en el exterior y otros amigos. Con un concepto horizontal de participación, se han encargado de la clasificación de los donativos y de hacerlos llegar a instituciones de salud como los hospitales Clínico Quirúrgico Provincial Comandante Faustino Pérez, Pediátrico Docente Provincial Eliseo Noel Caamaño y Materno-Infantil Julio Alfonso Medina; a consultorios del médico de la familia, centros de aislamiento, a un hogar de niños sin amparo filial y a familias en sus propias casas. Hasta ahora han realizado 26 entregas a 17 instituciones y a más de 300 familias, a quienes se acercan para ayudar en su protección en condiciones de vulnerabilidad.

También, con la celeridad que exige la situación sanitaria, han generado otras estrategias: absorbieron las redes creadas en grupos de chat por distintas plataformas para consolidar una vía efectiva de ayuda, y han sido testigos de cómo la solidaridad se multiplica a partir de que las personas que reciben algún medicamento, se identifican con este mecanismo y vuelven al teatro para retribuir a la comunidad y aportar con otro fármaco que pueden compartir con algún necesitado.

El escenario y las mesas del café teatro son el espacio transitorio para un preciado surtido, que integran como prioridad los medicamentos que integran los protocolos médicos contra la Covid-19: antibióticos, esteroides, antihistamínicos, antinflamatorios, además de vitaminas y otros comunes para combatir enfermedades crónicas: hipotensores, diuréticos e hipoglucemiantes. Junto a Pedrito, el director, una decena de jóvenes teatristas, que integran los actores María Laura Germán, Alejandro Castellón o Adrián Bonilla, el bailarín y coreógrafo Yadiel Durán, también presidente de la AHS en la provincia, entre otros, con los protocolos de seguridad activados, han desplazado temporalmente el entrenamiento de la técnica teatral o danzaria y las improvisaciones para generar acciones y propagar saberes de mayor urgencia, y el impulso humanista, tan caro al arte vivo de la escena, para ellos no ha hecho sino reforzarse.

El apoyo que irradia la labor comunitaria de El Portazo ha llegado al municipio capital y también a Limonar, Colón, Cárdenas y Perico.

Además, desde Cienfuegos, el Teatro de la Fortaleza, que lidera Atilio Caballero, anunció el inicio una labor similar con la campaña “Si tengo un hermano” para apoyar con medicamentos, mascarillas y otros útiles a los habitantes de la Ciudad Nuclear en Cienfuegos. Se inició ayer 26 de julio, en coordinación con las autoridades culturales, políticas y de gobierno de la provincia, desde la sede del Consejo Provincial de Artes Escénicas.

Así, más allá de la escena, aún imposible, muchos artistas han encontrado un modo de ser útiles y de hacer valer la idea de que el teatro salva.

Fotos tomadas del perfil de Facebook de Yadiel Durán, presidente de la AHS en Matanzas.

 

 

Lea de la misma autora:

El Teatro En Tiempos De Pandemia

 

(Visitado 84 )

Exportar a PDF:

Comparta nuestros contenidos en redes sociales:
Leer más
Para presentar a un caballero del diseño

Por Norge Espinosa Podría hablar del protagonista de este libro como quien meciona a un vecino, porque en verdad lo...

Cerrar