GEORGE CÉSPEDES APUESTA POR SU ÚLTIMO RECURSO

Por Mercedes Borges Bartutis

En medio de la incertidumbre que existe hoy con la creación coreográfica en Cuba, unos pocos ejemplos sobreviven. En lo personal, no creo que la danza cubana deba seguir las modas, ni tenga que imitar lo que hacen los franceses, o lo que reproducen muchas de las coreografías comerciales que son tan exitosas en Estados Unidos o Inglaterra.

Pienso que los creadores cubanos, a través de la historia, han demostrado su originalidad en la danza. Y probablemente sea a la historia de la danza cubana a donde haya que dirigir la mirada, para encontrar nuevos puntos de partidas y reinventar un movimiento que pide una transformación a gritos.

Uno de los coreógrafos que insisten en permanecer en Cuba creando su obra, es George Céspedes, de los más irreverentes que ha tenido la danza nuestra en los últimos tiempos.

Graduado de la Escuela Nacional de Danza, George fue uno de los bailarines más activos de Danza Contemporánea de Cuba, a principios de este siglo XXI. Vivió experiencias de creación con una amplia gama de coreógrafos extranjeros, que dejaron su obra en el repertorio de la compañía cubana más antigua. Comenzó su trabajo de creación con obras de pequeño formato. De estos primeros títulos sobresale Ecuación, una hermosa pieza para cuatro bailarines. Luego aparecieron los títulos que involucraron a muchos intérpretes y que comienzan con Mambo 3XXI, pieza multipremiada en Cuba y el extranjero. A partir de ahí llegaron títulos como Matria Etnocentra, e Identidad a la menos uno, que completaron una trilogía interesante en el repertorio de Danza Contemporánea de Cuba.

Hace un par de años, George Céspedes decidió hacer su propio proyecto, bajo el nombre Los hijos del director. En él se integran varios bailarines, un dramaturgo y un actor que se suman a sus experimentos. Junto a su compañera, Aymara Vila, ex primera bailarina de Danza Contemporánea de Cuba, George Céspedes ha creado una célula atrayente dentro de la danza nacional, con la que ha venido estrenando un título cada año.

El próximo viernes, dos de junio, a las 8:30 de la noche, en la sala El Ciervo Encantado, ubicada en calle: 18, entre 11 y Línea, en el Vedado, George Céspedes presentará su estreno de 2017. La pieza llevar por título El último recurso, con ella, Los hijos del director, presentará un trabajo creado, según ha expresado el coreógrafo, para aunar a su grupo, que había estado disgregada debido a problemas logísticos, de espacio e inclusive motivacionales. En la entrevista publicada en este sitio Cubaescena, George ha declarado que El último recurso refleja ese torbellino de fatalidades cotidianas, que lo hicieron dialogar con un profundo vacío. También ha dicho que su trabajo gira alrededor del hombre y su existencia en este mundo: cómo vive, cuál es su cultura, su forma de ser, qué le preocupa y qué le hace sufrir. Su obra, tanto en Danza Contemporánea de Cuba, como en su proyecto Los hijos del director, siempre dejan una estela de opiniones a favor o en contra, pero nunca pasa de largo.

El último recurso, próximo estreno de Céspedes, permanecerá en cartelera los dos primeros fines de semana de junio, en la sala El Ciervo Encantado, y luego formará parte de la agenda del Colors International Dance Festival, del 6 al 19 de julio, en Stuttgart, Alemania. Será la primera experiencia internacional para Los hijos del director, una excelente oportunidad para que la obra de George Céspedes, circule con su compañía de autor.

 

(Visitado 71 , Hoy 1 )
Leer más
UN PALADAR ESPECIALIZADO PARA EL HUMOR CUBANO

Entrevista a Yasel Velázquez, actor de Etcétera. Grupo humorístico de Holguín, que se presentará los días 10, 11 y 12...

Cerrar