Eusebio Leal En La Memoria de Cuba

En La Habana que lo vio nacer el 11 de septiembre de 1942 y a la que amó apasionadamente y consagró su enorme talento, sus energías y la vida toda, falleció Eusebio Leal Spengler en la mañana del viernes 31 de julio, tras una penosa enfermedad, a los 77 años de edad.

En La Habana que lo vio nacer el 11 de septiembre de 1942 y a la que amó apasionadamente y consagró su enorme talento, sus energías y la vida toda, falleció Eusebio Leal Spengler en la mañana del viernes 31 de julio, tras una penosa enfermedad, a los 77 años de edad.

No ya la capital, Cuba entera llora, y en espera de un tiempo más propicio para las exequias -una vez controlada la pandemia-, el pueblo honra a uno de sus mejores hijos, no con negros crespones a la puerta de los hogares, sino con sábanas blancas colgadas de los balcones, en las que unos creen ver lágrimas y, otros, expresión de la pureza de la misión a la que Eusebio se dedicó en cuerpo y alma y fue leal hasta el último aliento.

«Ha muerto Don Eusebio de la memoria enamorada», escribió el Presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, en Twitter, como parte de una serie de conmovedores mensajes en los que rinde homenaje a Eusebio Leal.

«(…) el que nos hizo llorar y reír con la historia de la nación que somos al darle carácter y alma, poniéndole nombres e iluminando sus oscuridades como quien enciende luces en medio de la noche. Nuestras condolencias a familiares y amigos», continúa el mandatario.

«Hoy se nos ha ido el cubano que salvó a La Habana por encargo de Fidel y se lo tomó tan apasionadamente que ya su nombre no es suyo, sino sinónimo de la Ciudad. Ha muerto nuestro querido Leal», posteó el mandatario.

«Celebremos su maravilloso paso por la vida, demasiado breve para quienes le quisimos por su obra y por sí mismo. Hay que seguir por sobre esas huellas, la paciente e infinita labor de salvar el patrimonio de nuestra #Cuba a la que tanto amó y consagró su vida», concluyó.

Muchos mensajes se compartieron a propósito de la muerte del «artífice de la restauración de La Habana», entre ellos el de Eduarto Torres Cuevas es especialmente conmovedor:

«Puedo asegurar que en pocas ocasiones me he sentido tan triste como hoy. A pesar de ello, es un privilegio siempre hablar sobre Eusebio. Es difícil, porque es tal la envergadura, la variedad, la riqueza, la originalidad, la osadía, el rigor y la grandeza de Eusebio, que no puedo menos que confesar que estas palabras no son más que una aproximación muy limitada de quien es uno de los más grandes cubanos de todos los tiempos. En pocas personas como en Eusebio Leal Spengler he hallado el modo armónico en que se articulan tan diversos componentes del conocer, sentir, amar y pensar a Cuba.

«Pudiera decirles que su obra es grandiosa, sin embargo, no creo que sería original si dijera ha recibido la investidura de Doctor Honoris Causa y Profesor de Mérito de 20 universidades nacionales y extranjeras; y ha pronunciado conferencias magistrales y académicas en más de 74 universidades en no menos de 45 países, colocando la imagen científica y cultural de Cuba en lo más egregio de los espacios académicos de diversas partes del mundo. A su vez, ha recibido altas condecoraciones de por lo menos 29 naciones. Sin embargo, estos títulos y condecoraciones no expresan las esencias del hombre que nació en un solar de La Habana, que se ganó la vida como mensajero de una farmacia y que llegó a tener una cultura poco común antes de titularse de una universidad. Su esencia era la de un hombre de pueblo que vestía humildemente la ropa de un trabajador, que andaba La Habana hablando con cada una de las personas humildes que se le acercaban y que soñaba en reconstruir para darle al presente las dimensiones extraordinarias de nuestra historia. Simplemente, es un gran hombre de pueblo.»

Asimismo, Audrey Azoulay, directora general de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), trasmitió vía Twitter sus condolencias al pueblo de Cuba por el fallecimiento del Historiador de la ciudad de La Habana.

La destacada política francesa se suma a la ya larga lista de intelectuales, artistas y otras personalidades del mundo, que han mostrado su pesar ante la pérdida del artífice de la restauración de una ciudad y su centro histórico, declarado en 1982, precisamente por la UNESCO, Patrimonio de la Humanidad.

“Muy conmovida por la muerte de Eusebio Leal, a quien tuve el honor de conocer en Cuba en diciembre de 2019. Este gran historiador ha revivido la ciudad vieja de La Habana y mostró su belleza, un sitio del patrimonio mundial. Mis condolencias al pueblo cubano”, escribió Azoulay en la red social Twitter.

Por su parte, los reyes de España también expresaron sus condolencias y destacaron su «legado infatigable» para rescatar el «esplendor» del centro histórico de La Habana.

Estos son algunos de los mensajes de condolencias tras la muerte de Eusebio Leal. Sólo algunos, pues sería imposible captar las miles de líneas y pensamientos que el pueblo cubano le dedica.

Como ya fue informado, de conformidad con el pedido de su familia, sus cenizas serán conservadas para que, una vez controlada la epidemia de la Covid-19 y como justo reconocimiento a su imperecedera obra, nuestro pueblo pueda tributarle un merecido homenaje en el Capitolio de La Habana, emblemática instalación que él restauró en favor de la nación.

 

Con información de ACN, Granma y Prensa Latina

Foto de portada Cubadebate