Esencias, retos y proyecciones de la cultura escénica en Camagüey*

Se hacía impostergable en Camagüey, la creación de un espacio para dialogar e intercambiar ideas sobre el quehacer de las Artes Escénicas en la provincia.

Por Kenny Ortigas Guerrero

Se hacía impostergable en Camagüey, la creación de un espacio para dialogar e intercambiar ideas sobre el quehacer de las Artes Escénicas en la provincia, sus perspectivas futuras, su presencia en la actualidad como fenómeno cultural, su impacto en el imaginario e intelecto del pueblo, su dinámica dentro de la vorágine de las nuevas tecnologías y sus basamentos ideo estéticos y éticos.

El encuentro se realizó en el marco de la recién finalizada Jornada por la Cultura Cubana en el Centro Cultural José Luis Tasende, sede de Teatro del Viento. Al mismo fueron convocados no solo artistas pertenecientes al catálogo del Consejo Provincial de las Artes Escénicas (CPAE), también estuvieron periodistas, intelectuales, y personas de varias zonas de la cultura artística y literaria.

Días antes, cuando se organizaba esta actividad, nos percatábamos de que hacía mucho tiempo no se generaba un encuentro como este, y que era necesario retomarlo para dinamizar zonas del pensamiento creador que por momentos tienden a acomodarse en lugares comunes. Muchas veces hemos comprobado cómo al concretarlo en la práctica han perdido, considerablemente, la sustancia que provoca el atractivo, y en no pocas ocasiones también se muestran con ideas y conceptos sin rigor.

En paralelo hemos tenido miradas reduccionistas, que consideran solamente el momento de la presentación de una obra como lo más importante, sin tener en cuenta que existe todo un proceso de gestión, de promoción y comunicación que prepara el terreno para el mejor acercamiento del público al hecho artístico.

Para el encuentro, se elaboraron algunas preguntas que serían el punto de partida para iniciar el diálogo en el panel, que como mencioné al inicio, no sólo tuvo la participación de artistas escénicos. Contamos con la presencia como moderador de Freddys Núñez Estenoz director de Teatro del Viento y como panelistas asistieron Mario Junquera Moragéz, líder de  Teatro del Espacio Interior; María Antonia Borroto Trujillo, periodista e investigadora, la también periodista Yanetsy León González; Grabiel Enrique Castillo Santos, director de Lo Propio, grupo de narración Oral; Mayra del Rosario González Aróstegui, directora de televisión; Regina M Balaguer Sánchez, directora del Ballet de Camagüey, y quien escribe estas líneas, vicepresidente técnico Artístico del CPAE.

Las interrogantes giraban en torno a las artes escénicas, su rol esencial dentro de la cultura, repercusión e impacto en el entorno camagüeyano; la creación artística y su postura crítica frente a las circunstancias actuales; Camagüey referente escénico nacional como referente escénico nacional; la creación artística, inmediatez, y tecnología; la programación cultural, su sistematicidad, variedad e interés real del espectador; y la Covid, su repercusión en la creación.

Dos horas y media establecieron el marco espontáneo para muchas intervenciones. Las preguntas y sus respuestas ensancharon el horizonte y dieron pie a muchas reflexiones aleatorias como que algunos creadores tiene el deber de restaurar su posicionamiento ético frente a la obra que realizan, comprendiendo que esta, sin importar su género, se convierte en un texto que el público recibe y asume como concepto de vida.

Por otro lado, se expresó que una obra carente de ideas y fundamentos morales no cumple realmente la función social de mejorarnos como seres cívicos y estimular nuestro pensamiento crítico. Un señalamiento puntual agregó que el acto de la comercialización del arte conlleva, en situaciones muy determinantes, a la realización de espectáculos que carecen de postulados estéticos que representan la política cultural del país, cayendo en chabacanerías que acarrean consigo una deformación del gusto y subrepticiamente pueden viabilizar el camino a la seudocultura, y en determinados casos entorpecen el cumplimiento de los servicios sociales desde la subvención.

Se señaló que el funcionamiento del Consejo Técnico Artístico de la provincia, junto a la Vicepresidencia Técnico Artística del CPAE, juega un papel preponderante en el seguimiento y asesoría a todos los procesos creativos y al cumplimiento de los postulados que garantizan la aplicación de la política cultural de la Revolución.

Los artistas plantearon que el teatro tiene que seguir siendo un arma contundente de denuncia social y desde su irreverencia plasmar en escena lo más álgido de su realidad circundante, estimulando en el espectador una postura activa y transformadora ante sus problemas. No siempre los espectáculos tienen que ser ríspidos desde su concepción para llegar a este punto, y desde una buena comedia, farsa, drama o performance, siempre que se manejen ideas interesantes, se puede tocar el corazón del pueblo.

Se argumentó que la programación cultural tiene que ser más sistemática en sus espacios fijos habituales, esto contribuye a la formación de un público que se convierte en asiduo y fiel seguidor del arte; de lo contrario si se trunca la estabilidad de la programación, el vínculo nunca llega a consolidarse y el público dirige sus miradas a otros espacios. A esto, se une de manera decisiva, la calidad de la obra que se ofrece, calidad que está sujeta a elementos como la investigación, el rigor de entrenamiento de cada agrupación, el asesoramiento oportuno de especialistas de diversas materias que colaboran a la obtención de un resultado positivo, el empleo de ideas, herramientas y técnicas atractivas propias de los momentos actuales y que hacen seductor el producto.

Se opinó, también, a cerca de la importancia de potenciar las jornadas y eventos que se proponen en la provincia, pues son catalizadores del estado de salud de las artes escénicas, como plataformas que propician gran participación popular y favorecen el intercambio con otras agrupaciones del país. El diseño de estos encuentros debe estar acompañado de acciones promocionales de envergadura, que se concreten tanto en las plataformas digitales como en los medios de comunicación masiva.

Asimismo, la elaboración de los mensajes y su construcción visual tiene, ineludiblemente, que constituir un gancho que atraiga la atención del público, sobre todo aquel que está sometido constantemente al flujo de información desde diversas perspectivas. De ahí que es pertinente una mayor gestión y acercamiento de las unidades artísticas a los medios masivos de comunicación, los cuales deben tener una mejor apertura a las propuestas de los artistas, pues no siempre fluyen las corrientes en ambas direcciones.

Al concluir este encuentro, los participantes coincidieron en el buen sabor que tuvo la cita, un sabor que hacía algún tiempo había desaparecido del paladar de la cultura escénica en Camagüey. Así quedó abonado el terreno para próximos encuentros donde se continúe perfeccionando nuestra labor como artistas e instituciones de la cultura, a favor del bien de la nación.

* Panel de diálogo sobre las Artes Escénicas, realizado en el marco de la Jornada por la Cultura Cubana, en el Centro Cultural José Luis Tasende, sede de Teatro del Viento.