EL BALLET DE CAMAGÜEY CONTINÚA CELEBRANDO SU ANIVERSARIO

Por Mercedes Borges Bartutis

El Ballet de Camagüey continúa las celebraciones por su aniversario 50 de su fundación. Este último fin de semana, la compañía que dirige Regina Balaguer, ofreció una función compartida con la Compañía Rosario Cárdenas, en el Teatro Principal repleto de un público que continúa apoyando a su ballet en las buenas y en las malas.

La primera mitad del programa presentado el pasado sábado mostró a una compañía que intenta recuperarse una y otra vez, amén de la inestabilidad en su elenco, problema que sufren todas las agrupaciones de danza del país.

El programa abrió con Fatum, una antiquísima pieza del Ballet de Camagüey, con crédito de José Antonio Chávez, uno de los coreógrafos emblemáticos de esa compañía, y que convirtió a este hermoso dúo, en uno de sus títulos claves. En esta ocasión las solistas Sarah de Miranda y Elizabeth Pajes se entregaron con fuerza y defendieron esta pieza de pequeño formato, que tantas alegrías ha dado a su coreógrafo.

Luego le siguieron dos obras de Alberto Méndez: Suite Géneris, Y en tus ojos. Alberto le ha regalado al Ballet de Camagüey el poder montar estas pequeñas piezas, que fueron ensayadas por su autor. Suite Géneris, defendida por los jóvenes Susel Álvarez, Arian Saladirgas y Raúl Calzadilla, este último es un bailarín con mucho ímpetu, que de seguir por esa ruta de aciertos puede, sin dudas, convertirse en una primera figura de la compañía que dirige Regina Balaguer, mientras que Susel Álvarez ha demostrado con su interpretación de Suite Géneris, tener mucha constancia para defender una pieza hecha a nivel de detalles, como esta.

Un punto y aparte para Y en tus ojos, pieza de gran plasticidad cuidada por Patricia Diéguez y Yuniet Herrera, dos jóvenes que prácticamente “dibujaron” la obra de Alberto Méndez con un cuidado de orfebres.

Por último, la gran sorpresa fue la presencia en Camagüey de Norbel del Risco, uno de los bailarines que integraron aquella hermosa generación llena de talentos, en los años 90, y que hoy dirige el Kentucky Ballet Theatre. Norbel llegó expresamente a la ciudad agramontina para montar su versión de El Talismán, una antigua pieza de Marius Petipá, estrenada en 1889 e incluida en el período clásico del ballet.

Asistidos por un pequeño cuerpo de baile, el pas de deux El Talismán fue defendido por Yanny García, primer bailarín de la compañía, y Kelsey Van Tine, primera bailarina del Kentucky Ballet Theatre. Aunque la pieza puede mejorar en su ejecución, es destacable, que una obra tan difícil técnicamente como esta, vuelva aparecer en el repertorio activo del Ballet Camagüey.

Esta noche, a las nueve, la compañía regresa al Teatro Principal, esta vez con el acompañamiento de la Orquesta Sinfónica de Camagüey para presentar obras que formaron parte de su programa fundacional, entre las que destaca Las sílfides, una joya del repertorio neoromántico, con firma de Michel Fokin.

Foto Jorge Luis Sánchez Rivera /Bohemia

Print Friendly
(Visitado 13 , Hoy 1 )

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Leer más
JORNADA BRONCEADA PARA CUBA EN PARÍS

Por José Manuel Cordero Insertada entre las tres primeras posiciones galardonadas, aparece en la mañana de este lunes, 30 de...

Cerrar