AMADO DEL PINO: espacio permanente en la dramaturgia cubana

Por Leonardo Estrada / Foto Buby

Volver a Amado del Pino es el designio que marca a Vital Teatro, grupo que ha asumido con fehaciente adeudo la dramaturgia del fallecido creador. Esta vez, el pre-texto para revivirlo a las tablas se presenta mediante la puesta Luna Nueva, que se mostró todos los fines de semana de septiembre en la sala grande del teatro Raquel Revuelta.

Después de obras como Penumbra en el noveno cuarto, El zapato sucio, Cuatro menos, Amado se ha consagrado como una suerte de dramaturgo fetiche de Vital. Apenas hace unos meses de su deceso, Alejandro Palomino enrumba ya a su colectivo a mantener viva su memoria escénica. Luna Nueva deviene una suerte de pequeño museo de los personajes femeninos del creador, mostrada mediante una estructura con dos cuadros y una partitura dramatúrgica hecha a la medida. Así lo ha expresado Palomino: “Los personajes femeninos de Amado son muy intensos, llenos de pasiones, encuentros, desencuentros, amores, con grandes motivaciones e insertadas en la realidad actual que apuntalan muy bien sus textos”.

Ciertamente, el texto nos adentra en un universo lleno de humor y parodia por medio de frases que representan nuestros contornos más íntimos. “Ineficiencia alegre”, “la ilusión hay que contarla por lo menos con un bistec”, son solo algunas. Ellas avizoran un lenguaje transparente que apuntala a momentos neurálgicos como el Período Especial, donde resistencia, creatividad y vitalidad nos caracterizaron. Es un lenguaje que denota asimismo la preocupación que siempre tuvo Amado por los hombres de la calles de su país, por la identidad y la cultura, como elementos idiosincráticos que forman parte del discurso de su dramaturgia.

La música se convierte en una suerte de personaje gracias a los boleros cantados por las actrices. Aboga por el rescate de nuestra tradición sonora e igualmente es como la voz de Amado hecha carne. También ilustra todo un canto elegíaco que sacude a los espectadores y los invita a cantar en su nombre, como si escena y lunetario se fundieran para homenajearlo. Se combina con el baile, cuyas melodías empastan verosímilmente con la ficción teatral. Citemos por ejemplo la escena donde las dos mujeres beben y avanzan en su intimidad también gracias al baile.

Para terminar, el elenco se compone de los actores: Nora Elena Rodriguez, Yía Caamaño, Susana Rodríguez, Alina Molina, Grethel Cazón, Adriana Quesada, Marlon López, Abel Cedré y la recién graduada Leidi Rosy Carrillo. Destaquemos el papel de esta última, que asumió su rol con una verdadera energía sobre todo en la escena donde discute con el hermano. Yía Caamaño y Susana Rodríguez evidenciaron una lograda compenetración en sus roles.

Luna Nueva ha revelado una vez más el bosquejo de Vital sobre la obra de Del Pino. Quede su nombre como espacio permanente de la dramaturgia cubana.

HEREDAR LA OBRA DE AMADO DEL PINO ES UN GRAN COMPROMISO

 

 

 

Print Friendly
(Visitado 7 , Hoy 1 )
Leer más
TÍTERES EN CUBA, DESDE LOS MÁRGENES, CON ORGULLO

Por Rubén Darío Salazar Como suele ocurrir una y otra vez en nuestro país, y en otros lares del mundo,...

Cerrar