CUMPLEAÑOS 70 DEL TEATRO LA EDAD DE ORO

Por Jesús Barreiro Yero

El pasado 14 de agosto, cumplió 70 años el edificio que ocupa el teatro La Edad de Oro.  La instalación que se inauguró, en la barriada de Santos Suarez, como cine Mendosa, fue propiedad de Celestino Díaz, quién poseía una amplia cadena de cines en La Habana. En sus inicios contó con 962 butacas y la primera proyección cinematográfica que disfrutó el público fue la chispeante comedia de Hollywood El Brigadier.

Con posterioridad la institución cambió de dueños y de nombres hasta llegar a pertenecer a la Empresa de Cine de La Habana y convertirse en el Teatro La Edad de Oro, sede de la Compañía de Marionetas Hilos Mágicos de Cuba.

Aquí, han acontecido importantes eventos como, El Festival Internacional de Teatro de La Habana, La Bacanal del Títere para Adultos, Encuentro Internacional de Narración Oral, Diez de Octubre Cuenta y el Concurso El artista soy yo. En su escenario se han presentado importantes colectivos cubanos y extranjeros y la Compañía Hilos Mágicos se ha esforzado por mantener ininterrumpidamente una programación, variada, sostenida, estable y de calidad, donde han predominado los espectáculos con marionetas de hilos cortos.

Para la ocasión y en saludo al 91 cumpleaños del líder histórico de La Revolución Cubana, la Compañía de marionetas Hilos Mágicos presentó la obra El pequeño Pirulí, con texto de Dora Alonso, y exhibió objetos de valor museable en buen estado de conservación, como la primera silla de la taquilla de venta de las entradas, el porta menudos, en madera preciosa, con las hendiduras talladas para las diferentes monedas de la época, una caja de madera de guardar los talonarios, un cesto de basura de metal galvanizado y un bombillo incandescente de manufactura norteamericana, Westinghouse, de 25 watts, que aún funciona en su soque de porcelana, y que fue hallado por casualidad en el interior de un agujero sobre el tejar, a principios de los años 90, del siglo pasado.

Carlos González, director general del Teatro La Edad de Oro, es un destacado exponente del trabajo cultural en la comunidad, por esos las máximas autoridades del Gobierno y el Partido en el municipio 10 de Octubre, del Consejo Nacional de las Artes Escénicas y el Centro de Teatro de La Habana, siempre son muy receptivos a cualquier llamado de González por salvaguardar dicha institución que atesora parte de nuestra historia e idiosincrasia.

Print Friendly
(Visitado 5 , Hoy 1 )

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Leer más
REPIQUES DE UNA CAMPANERA

 Por Isabel Cristina Hamze Fátima Patterson nació en el santiaguero barrio de Los Hoyos en 1951. Fundó el Estudio Teatral...

Cerrar